En ese sentido, personal especializado instalará este viernes en la plaza Sant Francesc de Branques en Ferreries y el sábado en la plaza Teixidors de Sóller, una mesa informativa para dar consejos preventivos, hacer pruebas de alcoholemia y poner en práctica actividades simuladoras que muestren los efectos negativos del alcohol, ha indicado el Govern en un comunicado.

El Ejecutivo balear ha destacado la importancia de concienciar a la población adulta de ser ejemplares para los menores, ya que en ocasiones, las fiestas populares se convierten en espacios de inicio de consumo de alcohol donde se practica el botellón, perdiendo así su identidad cultural y convirtiéndose en modelos poco preventivos para los adolescentes.

En concreto, los municipios visitados durante las próximas semanas serán Felanitx, Sant Antoni de Portmany, Bunyola y Binissalem, para lo cual se ha contado también con la participación de los Consells.