La obra teatral es una alegato en favor del valor de envejecer, de la sabiduría que dan los años, en contra de "ese desahucio emocional que es para los ancianos abandonar su hogar para instalarse en residencias", según informaron fuentes del auditorio en un comunicado.

'La velocidad del otoño', un texto del autor escocés afincado en Estados Unidos Eric Coble, se sirve del humor para poner sobre la mesa una realidad. Magüi Mira dirige un montaje encabezado por Lola Herrera, convertida con 81 años en el ejemplo más palpable de que la edad no es un obstáculo para seguir creando, disfrutando, arriesgando y viviendo con intensidad.

"La manera de llegar al público, de poner el dedo en la llaga mediante la sonrisa cómplice y unas cuantas bombas emocionales que transitan por los caminos del drama, es a través de la peripecia de Alejandra, una mujer inteligente, sensible e insurrecta que se atrinchera con cócteles molotov en su propia casa para evitar abandonarla", según el argumento.

Allí llega Juanjo Artero, metido en la piel de Cris, el hijo pródigo que vuelve a casa. Ambos protagonizan la gran conversación a dos voces que es 'La velocidad del otoño'.

'La velocidad del otoño' es teatro "contemporáneo, comprometido e inteligente", en el que el diálogo entre la anciana y el hombre maduro surge un aprendizaje y un crecimiento mutuo. Juntos van trazando un camino que en el que se van encontrando y sorprendiendo. A veces chocan, se abrazan, se gritan, se susurran, y ambos ganan en madurez, en autoestima, destaca la organziación.

Magüi Mira dirige en esta obra a Lola Herrera, lo hace por segunda vez en su carrera. De ella se ha alimentado como actriz y directora en el proceso de creación de un montaje que el viernes se podrá ver en Cartagena.

El activismo está presente en este montaje, pero por encima de todo lo que se busca es hacer reír y entretener, dejando un poso de reflexión pero siempre con el goce del teatro como objetivo principal.

Consulta aquí más noticias de Murcia.