El propio edil ha relatado que el origen de la agresión se produjo después de haberle comunicado al organizador que los participantes, sobre cuarenta, debían alojarse en la escuela hogar, donde se habilitaron colchones, porque otras instalaciones municipales estaban ocupadas al celebrarse también en el municipio una muestra folklórica.

El agresor le espetó tanto a él como al técnico de deportes del consistorio que "aquello" parecía "un campamento de refugiados", y, según el relato del concejal, cuando le intentó ofrecer explicaciones, el organizador se abalanzó sobre él, el sábado por la tarde, y le propinó "cuatro o seis puñetazos".

Tras el ataque lo trasladaron al centro de salud y luego al hospital Lucus Augusti, donde le practicaron distintas pruebas y le dieron dos puntos de sutura en el labio superior.

Las lesiones, según ha confirmado Carlos López, se produjeron sobre todo en la cara. El mismo día, ese sábado, fue dado de alta y cursó denuncia ante la Guardia Civil.

El concejal ha desvinculado estos hechos de los vecinos de Piñeira y "del resto de la organización", ya que "no tienen nada que ver con la actitud que mostró esta persona".

Es la tercera vez que se celebra esta carrera y López ha destacado el "buen trabajo" que realizan los promotores de la prueba, aunque ha cuestionado que al frente "quizá no está la persona más idónea".

Al agresor lo ha descrito como "un joven que vive en Londres el resto del año" y que organiza carreras de montaña "durante el mes de agosto". "Siempre nos pide la colaboración del ayuntamiento y en esta edición como en otras anteriores se la ofrecimos. Enviamos una brigada del ayuntamiento para la limpieza y el desbroce del recorrido por donde iba a pasar la carreras y facilitamos todas las infraestructuras para su desarrollo", ha subrayado.

Consulta aquí más noticias de Lugo.