En concreto, la mordedura del animal conllevó la amputación de una falange de un dedo de la mano izquierda del afectado, por lo que pasó cuatro días ingresado en el Hospital Nuestra Señora de la Candelaria.

El hecho se produjo el pasado día 28 de julio en la localidad del sureste de Tenerife. La Guardia Civil del Puesto de Granadilla de Abona ha procedido a citar como investigada a la mujer propietaria del perro "por un delito de lesiones por imprudencia grave". Las diligencias serán remitidas al Juzgado de Guardia de Granadilla.