La anorexia está en boca de todos y con nombre propio: Isabelle Caro. Su posado desnudo aparecido en la prensa y las vallas publicitarias italianas para denunciar los efectos de la enfermedad, promocionando una marca de ropa mientras se celebra la semana de la moda de Milán, ha despertado conciencias y críticas a partes iguales. Esta joven francesa de 26 años asegura que tiene "ganas de asustar" con su cuerpo cadavérico "para decir que es la muerte la que nos espera".

Sin dar la espalda a la realidad, aunque cuesta y duele verla, la joven afronta su anorexia. Con 1, 65 metros de altura y 37 kilos de peso, no dudó en mostrar su cuerpo desnudo y ha conseguido paralizar las calles en Italia ya que nadie ha pasado de largo sin cruzarse con la triste mirada de Isabelle.

El creador de la campaña dice que ha conseguido lo quería: que se hablara de la anorexia

La gente asegura que es una modelo para no imitar y hay quien asegura que es un ejemplo para ayudar a otras enfermas de anorexia. Los hay que critican la campaña publicitaria, porque les parece dura e inútil. Y creen, incluso, que anima a los anoréxicos a adelgazar aún más.

El inventor del anuncio, el polémico Oliverio Toscani se ha defendido, porque sólo quería "usar ese cuerpo desnudo para mostrar a todo el mundo la realidad de la enfermedad, provocada en la mayoría de los casos por los estereotipos impuestos por el mundo de la moda".

Isabelle, en declaraciones a la revista Vanity Fair , dice que se escondió "durante mucho tiempo" y ahora quiere mostrarse "sin miedo, aunque sé que mi cuerpo es repugnante".