Calentamiento global
Mapa del calentamiento de la Tierra. NASA

La Tierra tiene "fiebre" y el año pasado empeoró, rompiendo decenas de marcas climáticas, es la conclusión a la que han llegado un grupo de científicos en un extenso informe apodado el "examen físico anual del planeta".

El año 2015, de hecho, fue proclamado como el más caliente del que se tienen registros. El nuevo informe muestra la amplia extensión que tienen los récords alcanzados sobre la salud climática del planeta. Éstos incluyen marcas en absorción energía calórica por parte de los océanos y los niveles de almacenamiento de agua subterránea más bajos a nivel global, según el informe publicado por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus iniciales en inglés).

"El momento de llamar al médico fue hace años", dijo gráficamente Deke Arndt, director de monitoreo de clima de la NOAA y coeditor del informe. "Estamos desbordados de múltiples síntomas".

El documento Estado del Clima 2015 examinó 50 aspectos climáticos distintos, incluido el dramático derretimiento del hielo del Ártico y de glaciares en todo el mundo. Una decena de naciones registraron marcas de calor, incluidas Rusia y China. Sudáfrica tuvo la temperatura más alta registrada para el mes de octubre: 48,4 grados Celsius, (119,1 Fahrenheit).

Y en el corazón de los récords está que los tres principales gases causantes del llamado "efecto invernadero", que atrapan el calor — dióxido de carbono, metano y óxido nítrico— alcanzaron niveles récord en alza en 2015, agregó Blunden. "Hay realmente sólo una palabra define este desfile de marcas climáticas récord: siniestro", expuso Kim Cobb, climatóloga del Instituto Tecnológico de Georgia, quien no participo en el informe pero lo calificó como "exhaustivo y minucioso".