Estado Islámico
Una milicia de extremistas islámicos se manifiestan en Bengasi, Libia. GTRES

El Gobierno de Estados Unidos comenzó este martes los ataques contra el grupo yihadista Estado Islámico en Libia a petición del Gobierno del Acuerdo Nacional Libio, uno de los tres que hay en el país, informaron fuentes del Departamento de Defensa.

Los ataques están dirigidos contra EI en la zona de Sirte, una ciudad localizada entre Trípoli y Bengazi que se ha convertido en un bastión del los yihadistas, informó el Pentágono. "Hoy, a petición del Gobierno del Acuerdo Nacional Libio, los Estados Unidos realizaron un ataque aéreo de precisión contra objetivos del EI en Sirte", agregó la fuente.

Esta es la primera vez que Estados Unidos realiza un ataque aéreo contra objetivos de EI en Libia a petición de ese gobierno en apoyo de fuerzas locales y, según especificó el portavoz del Pentágono, Peter Cook, las operaciones se repetirán. Anteriormente, en noviembre y febrero, fuerzas estadounidenses realizaron sendos bombardeos contra cabecillas del EI el Libia, pero, precisó Cook, estas operaciones son diferentes.

"No creo conveniente detallar el ritmo de los próximos ataques", señaló Cook, que dijo que los futuros bombardeos seguirán un "proceso de coordinación cercana" con ese Gobierno libio para objetivos específicos y los analizará el equipo de seguridad nacional del presidente estadounidense, Barack Obama.

"Los objetivos serán aquellos que deban ser atacados con precisión y para minimizar víctimas civiles, en lugares donde el Gobierno provisional libio no pueda golpear", explicó Cook, que detalló que en este ataque se destruyó un tanque y vehículos del EI.

"Nuestro objetivo es eliminar al EI"

El Pentágono aseguró que el ataque fue autorizado por Obama, tras consultar con el secretario de Defensa, Ash Carter, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, Joseph Dunford.

El Departamento de Defensa consideró que esta operación entra dentro de sus medidas para derrotar al EI con apoyo aéreo de fuerzas locales aliadas, de modo similar a como sucede en Irak y Siria, donde los bombardeos se iniciaron hace casi dos años. "Nuestro objetivo es eliminar al EI de su bastión de Sirte en Libia", afirmó Cook, que consideró que aún se atrincheran en Sirte centenares de milicianos del EI.

"Los ataques contra el EI continuarán en Sirte con el objetivo de permitir al gobierno del Acuerdo Nacional Libio realizar avances decisivos y estratégicos", adelantó el Pentágono en un comunicado. Cook aseguró que no se han desplegado tropas estadounidenses sobre el terreno con "el rol específico" de apoyar esta operación en Sirte, y la presencia estadounidense se limita a la ya anunciada anteriormente para explorar con fuerzas especiales alianzas con diferentes facciones leales al gobierno provisional.

Con esta nueva operación, Estados Unidos abre en Libia un nuevo frente en su guerra contra el Estado Islámico, que se había hecho fuerte en Sirte, antiguo fortín del depuesto dictador libio Muamar al Gadafi, muerto en octubre de 2011.

Desde la caída del régimen de Gadafi, Libia está sumida en el caos y la guerra civil con hasta tres autoridades que se disputan el control del país: una en Trípoli, que la ONU considera rebelde; otra en Tobruk, que reconocen numerosos países, y una tercera, llamada Gobierno de Unidad Nacional, que tiene el respaldo de la ONU y la Unión Europea (UE).

El caos ha sido aprovechado por los grupos yihadistas, y en especial la rama libia del Estado Islámico.