Una encuesta ha confirmado que el 29% del público que asiste al festival proviene de las comarcas barcelonesas, un porcentaje que la organización interpreta como "síntoma de que el festival ya es conocido en el territorio".

Los datos también muestran que un 64% cena antes o después de los conciertos y que un 13% pernocta en la localidad, lo que ha supuesto un impacto económico positivo para la zona.

La organización ha remarcado que diez de los doce conciertos que estaban programados han agotado las entradas, siendo especialmente multitudinaria la actuación del grupo Sopa de Cabra con 4.000 espectadores.

Los espacios también han sido un punto importante para esta edición que contó con escenarios en recintos emblemáticos como la Ciutadella de Roses o la Basílica de Castelló d'Empuries.

Consulta aquí más noticias de Girona.