La Universidad estadounidense de Columbia dio al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, una nueva oportunidad de retratarse.

Las mujeres en Irán son las más libres del mundo

Su intervención estuvo precedida por la del rector de la Universidad, Lee Bollinger, quien leyó una dura declaración en la que le acusó de comportarse como un "mezquino y cruel dictador" y calificó de "ridícula y absurda" su posición ante el Holocausto.

En la conferencia del presidente iraní, entre risas, abucheos y sorpresa de los asistentes, Ahmadineyad se ha mostrado dispuesto a tener una relación cordial con EEUU, abogó por preguntar en referéndum a los palestinos sobre su futuro e investigar más sobre el holocausto y los "verdaderos involucrados" en los atentados del 11 de septiembre de 2001.

"¿Por qué ocurrió? ¿Qué lo causó? ¿Qué condiciones llevaron a ello? ¿Quién estuvo realmente involucrado?", se preguntó.

Mujeres y homosexuales

El turno para las carcajadas llegó cuando el presidente aseguró que las mujeres en su país son "las más libres del mundo". Cuando fue preguntado por la situación de los homosexuales en su país, Ahmadineyad aseguró que "nosotros no tenemos homosexuales como en su país. Nosotros no tenemos de eso".

Tras lamentar los "insultos" recibidos, el presidente iraní se refirió en varias ocasiones al Holocausto, de cuya existencia aseguró no dudar, pero sí pidió que se investigue más y "desde distintas perspectivas".

Mi visita a la zona cero es una muestra de respeto, no un insulto hacia nadie

Ahmadineyad mostró su sorpresa por las críticas despertadas por su intención de visitar la "zona cero" de Nueva York e insistió en que sólo pretendía que fuera "una muestra de respeto, no un insulto hacia nadie, tal como han dicho".

Durante su intervención, también se refirió a su programa nuclear , para reiterar que "ya se ha demostrado que tiene fines pacíficos" y que su país "tiene derecho" a desarrollar energía nuclear y a "ser independientes", porque, además de estar reconocido para todos los miembros del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), "la ciencia es un regalo divino concedido a todos".