La Generalitat responde que "no se moverá" de su hoja de ruta soberanista ante las "amenazas"

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, junto a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.
EFE
El Gobierno catalán ha expresado su apoyo a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, después de que el Gobierno central haya pedido al Tribunal Constitucional que abra vía penal contra ella por la aprobación de las conclusiones del proceso constituyente.

La consellera de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, Neus Munté, ha calificado este viernes de "inadmisible" la "amenaza" del Gobierno central a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y ha advertido de que la Generalitat "no se moverá" de su hoja de ruta soberanista, diga lo que diga el Tribunal Constitucional (TC).

Después de que el Gobierno en funciones haya pedido al TC que abra la vía penal contra Forcadell, por desobedecer las decisiones del alto tribunal e incurrir en un posible delito, Munté ha afirmado que "ningún tribunal puede pasar por encina de la voluntad de los ciudadanos" expresada en las urnas en las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre.

Aunque el Gobierno central "amenace" por la vía judicial, "no vamos a movernos de nuestro camino, de nuestra hoja de ruta, del mandato democrático" del 27-S, ha subrayado la portavoz del Govern.

Munté ha expresado su "pleno apoyo" a Forcadell, que el pasado miércoles permitió la votación en el Parlament de las conclusiones del proceso constituyente, que abren la puerta a una vía unilateral hacia la independencia.

Para Munté, "sería del todo inadmisible e inaudito" que una presidenta de un Parlamento democrático fuese "apartada" por un tribunal por el hecho de haber permitido un debate "plenamente normal" en la cámara catalana.

Tras recordar que Mariano Rajoy lleva "más de 200 días" sin someterse a una sesión de control en el Congreso, ha dicho ver al PP "más motivado por entorpecer los actos democráticos que por reforzarlos". El Gobierno en funciones, ha denunciado, tiene más "tendencia a debilitarla que a reforzarla" y "actúa contra un Parlamento legalmente constituido" y contra un debate "fruto del normal funcionamiento de toda cámara parlamentaria".

La consellera ha lamentado que la respuesta a la mayoría parlamentaria de Junts pel Sí y la CUP "solo sea una reiteración de las amenazas y los recursos a los tribunales", sin hacer "ningún planteamiento democrático". "No podemos entender como desde el Gobierno se pueda ignorar el clamor de más de dos millones de personas", ha añadido.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento