La iglesia normanda en la que tuvo lugar la toma de rehenes
Tributo en un monumento improvisado al sacerdote Jacques Hamel, que murió durante una toma de rehenes en Saint-Etienne-du-Rouvray. EFE/IAN LANGSDON

Otro de los dos terroristas que mataron el pasado martes a un sacerdote durante una toma de rehenes en una iglesia de Saint Etienne du Rouvray, junto a la ciudad normanda de Ruán (noroeste de Francia), también estaba fichado por la policía, al igual que el primero.

La cadena BFM TV informó de que se trata de Abel Malik Petitjean, de 19 años y que estaba fichado desde el pasado 29 de junio por haber intentado ir a la "guerra santa" (yihad), pero no tenía ningún proceso judicial en su contra.

El terrorista, que murió abatido junto a su compañero tras retener a cinco personas durante una hora y herir a dos de ellos -además del sacerdote-, fue identificado gracias a la comparación de su ADN con el de su madre

El otro terrorista era Adel Kermiche, también de 19 añosy originario del mismo departamento donde se produjo el atentado, que estaba en libertad bajo control judicial después de haber sido imputado en dos ocasiones en 2015 por intentar ir a Siria para integrarse en grupos yihadistas.

Kermiche estuvo encarcelado tras su segunda tentativa, cuando fue detenido en Turquía en mayo del pasado año y devuelto a Francia, pero hace unos meses un juez decidió que podía salir en libertad bajo control judicial con una pulsera electrónica para supervisar sus movimientos.

En concreto, no podía viajar fuera de su departamento de Sena Marítima con capital en Ruán, sólo podía salir de la casa de sus padres por las mañanas de lunes a viernes y por las tardes los fines de semana y tenía que fichar en comisaría todas las semanas.