Obama y Clinton
Barack Obama y Hillary Clinton, en la Convención Demócrata. EFE

El presidente Barack Obama subrayó este miércoles que Estados Unidos ya es "grande" y "fuerte", porque la grandeza y fortaleza del país "no dependen" del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump.



"Él (Trump) solamente ofrece eslóganes, ofrece miedo", denunció Obama durante su discurso de apoyo a la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, en la convención del partido.

Obama dijo también que "el sueño americano es algo que ningún muro va a detener", en alusión al que promete construir Trump en la frontera con México si gana las elecciones.



Además, el presidente insistió en socavar la retórica del miedo del magnate y alertó de que la "democracia no funciona" si los ciudadanos comienzan a "demonizarse unos a otros".



"Puedo decir con confianza que nunca ha habido un hombre o una mujer más preparado que Hillary Clinton para servir como presidente de Estados Unidos", destacó Obama, que dijo que ni él mismo ni Bill Clinton, sentado en las gradas, estaban tan preparados como ella cuando llegaron a la Casa Blanca.



Clinton entiende que no hay que "temer al futuro", que "debemos darle forma, abrazarlo, como una sola persona, más fuertes juntos que cada uno por su lado", subrayó Obama.

Tras presentar a EEUU como un país "lleno de coraje y optimismo", Obama recuperó el mensaje de "esperanza" que guió su primera campaña electoral y lo llevó hasta la Casa Blanca.



"Habéis reivindicado esa esperanza en los últimos ocho años (...) Y este año, en esta elección, pido que os unáis a mí para rechazar el cinismo, el miedo, para sacar lo mejor de nosotros, elegir a Hillary Clinton como próxima presidenta de EEUU y mostrar al mundo que todavía creemos en la promesa de esta gran nación".

Al final del discurso, Clinton apareció por sorpresa en el escenario y se fundió en un abrazo con Obama, ante los fervientes aplausos del público.

"El sueño americano es algo que ningún muro va a detener"

El presidente aseguró también que "el sueño americano es algo que ningún muro va a detener", en alusión al candidato republicano a la Presidencia, Donald Trump, y su propuesta de construir uno en la frontera con México.



Durante su discurso en la Convención Demócrata de la que saldrá nominada como aspirante a la Casa Blanca Hillary Clinton, Obama insistió en socavar la retórica del miedo del magnate y advirtió que "la democracia no funciona" si los ciudadanos comienzan a "demonizarse unos a otros".

El presidente también destaca este miércoles en su discurso ante la Convención Demócrata que la candidata del partido a la Casa Blanca, Hillary Clinton, "nunca se rinde" y que no ha habido otra persona en la historia "más cualificada" que ella para ocupar el Despacho Oval.



Incluso en medio de una crisis, ella escucha a las personas, mantiene la calma y trata a todos con respeto.

"Nada te prepara realmente para las exigencias del Despacho Oval", argumentará Obama en su intervención ante la convención, según los extractos de su discurso adelantados por la Casa Blanca.



"Pero Hillary ha estado en esa habitación (...) Ella conoce lo que está en juego en las decisiones que nuestro gobierno toma para la familia trabajadora, el jubilado, el pequeño empresario, el soldado y el veterano", dirá el presidente.



"Incluso en medio de una crisis, ella escucha a las personas, mantiene la calma y trata a todos con respeto. Y no importa cuán desalentadoras sean las probabilidades, no importa cuánto traten de derribarla, ella nunca, nunca se rinde", afirmará Obama sobre Clinton.



Como ya destacó cuando le dio su apoyo formal, Obama repetirá esta noche que puede decir "con confianza que nunca ha habido un hombre o una mujer más cualificado que Hillary Clinton para servir como presidente de Estados Unidos".

Además, como el mismo Obama había anticipado, su discurso tendrá un tono optimista.



"El Estados Unidos que yo conozco está lleno de coraje, optimismo e ingenuidad. El Estados Unidos que conozco es decente y generoso", afirmará Obama, según los extractos.



Es cierto que hay "ansiedades reales", como "el pago de las facturas, proteger a nuestros hijos o cuidar a un familiar enfermo", al igual que frustración con "la paralización política" y preocupación "por las divisiones raciales", admitirá Obama.



Pero también "veo a una generación más joven llena de energía y nuevas ideas", anotará el presidente.

Obama será el protagonista de la tercera noche de la convención, que se celebra en Filadelfia, y este jueves Clinton cerrará el cónclave con la aceptación de su histórica candidatura como la primera mujer que luchará por la Casa Blanca.

Biden: "Hillary cambiará las vidas de nuestras hijas"

El vicepresidente de EEUU, Joseph Biden, que ya también hablado en la convención, dijo que ver entrar a la candidata demócrata en la Casa Blanca "cambiará las vidas" de las hijas y nietas de todos los ciudadanos del país.

"Sé lo que le apasiona (a Hillary). La conozco", enfatizó Biden durante su discurso en la Convención Demócrata.

Sobre Donald Trump, su rival y polémico candidato republicano a la Presidencia del país, dijo sencillamente que "no tiene idea de nada, y punto", en un duro e irónico discurso en la Convención Nacional Demócrata.



"Dice que se preocupa por la clase media. Dadme un respiro. Eso es solo un puñado de mentiras", aseveró el vicepresidente, provocando una ovación cerrada entre los asistentes.

Bloomberg pide el voto para vencer al "peligroso" Trump

El ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg pidió por su parte en la Convención Demócrata el voto para la candidata presidencial Hillary Clinton con el fin de frenar a su rival, el republicano Donald Trump, un "peligroso demagogo" al que consideró una amenaza para Estados Unidos.



"Hay momentos en los que estoy en desacuerdo con Hillary Clinton. Pero cualquiera que sean nuestros desacuerdos, he venido para decir: debemos de ponerlos a un lado por el bien de nuestro país.

Debemos de unirnos alrededor de una candidata que puede vencer a un peligroso demagogo", subrayó Bloomberg.

Bloomberg evaluó presentarse él mismo como candidato presidencial independiente para los comicios de noviembre, pero en marzo anunció que desistía de ello porque, a su juicio, esa decisión podría restar votos a Clinton y beneficiar indirectamente a Trump.