Las obras de la Comunitat apenas cuentan con 11 inspectores de trabajo dedicados en cuerpo y alma a prevenir accidentes laborales y a controlar irregularidades en la contratación.

La proporción habla por sí sola: 11 funcionarios para 40.000 empresas relacionadas con este sector, en el que trabajan 211.000 personas en las tres provincias, según cifras del sindicato CC OO.

Este cómputo, indican desde el Ministerio de Trabajo, se distribuye entre los siete destinados a la provincia de Valencia y los cuatro a Alicante. En Castellón no hay, aunque en enero quieren poner dos.

Trabajo anunció ayer que en noviembre iniciará una campaña de inspección reforzada a pie de obra.

Los fallecidos bajan hasta 26

Los muertos en las obras en la Comunitat en lo que llevamos de 2007 se elevan a 26 a día 1 de septiembre, cuatro menos que en el mismo periodo del año pasado. La cifra supone el 10% del total nacional (260) y «raya el dramatismo más absoluto», según indican desde CC OO. Julio fue el mes más fatídico, con seis siniestros mortales en la construcción, mientras que la provincia de Valencia destacó en lo negativo, con 11 muertes (nueve en Alicante y seis en Castellón).