Un joven esquizofrénico que arrojó a su madre por la ventana del domicilio familiar, quien no falleció al quedar enganchada en un tenderete, ha sido condenado a cinco años de tratamiento en un centro de salud, pena que deberá cumplir en un centro psiquiátrico en caso de que lo incumpla.

El fallo es consecuencia del acuerdo alcanzado hoy entre la defensa y la Fiscalía antes de la celebración del juicio en la Audiencia Provincial de Gipuzkoa. Según recoge el escrito de la Fiscalía, el 7 de abril de 2006 el acusado, que actualmente tiene 29 años, se encontraba en la cocina de la vivienda familiar en Irún cuando "se abalanzó sobre su madre", que tendía ropa en un tenderete exterior.

Arrojó a su madre por la ventana, que no falleció al quedar enganchada en un tenderete

El joven "la cogió de las piernas, alzando su cuerpo, y la arrojó por la ventana hacia el exterior". La mujer se precipitó al vacío y quedó enganchada en el tenderete del tercer piso, de donde fue rescatada por otra persona. A consecuencia de la caída, la mujer sufrió lesiones de las que tardó en curar 63 días.

La Audiencia hará un estricto seguimiento cada tres meses y, en caso de que no siga el tratamiento o se cree una situación "problemática y conflictiva", acordará su internamiento en un centro psiquiátrico. De esa manera, el acusado seguirá el tratamiento al que ya está sometido en la actualidad.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE SAN SEBASTIÁN