Un vecino de Fuengirola ha denunciado ante los juzgados a la empresa de electricidad Sevillana-Endesa por intentar cobrarle un recibo quince veces superior a su consumo habitual y por dirigirle una carta en la que se le «amenazaba» con cortar el suministro si no se hacía efectivo el pago del mismo.

La compañía envió un documento a este cliente con una«lectura estimada» de 40.698 kilovatios a la hora el 20 de marzo y de 55.959 el 21 de mayo. Además se señalaba que consumió 15.261 kilovatios, lo que supone un importe de 1.763 euros. Sin embargo, el afectado afirma que sus consumos anteriores rondan los 200 euros, con un medio cada dos meses de 1.000 kilovatios a la hora, según publica hoy Sur.

El denunciante, que es abogado, entendió que se trataba de un error. Ordenó al bando que no pagara el recibo y contactó con Endesa. La empresa le indicó que iba a cobrar el importe y que si no lo aceptaba, interrumpiría el suministro eléctrico.

El afectado cree que los hechos pueden constituir una infracción penal por supuesta estafa, ya que los recibos se basan en estimaciones de consumo y no en el gasto real. Además, considera que se le amenazó al advertirle de que se le cortaría el suministro eléctrico en el caso de que no abonara el recibo.