Muestra etnográfica
Los productos de la huerta Garrovillana se exhibieron en la Muestra Etnográfica. RAQUEL PERIANES
La cacereña localidad de Garrovillas de Alconétar celebró el pasado fin de semana, coincidiendo con la feria de San Mateo, la "III Muestra Etnográfica en vivo". Esta feria es iniciativa de la Asociación Cultural Alconétar que cuenta con un Museo Permanente en esta localidad y con la colaboración del Excmo. Ayuntamiento y de otras Asociaciones Locales: amas de casa, madres y padres de alumnos, Corral de Comedias, Ecuestre y Grupo de Coros y Danzas "El Escaramujo".

Se pretende con esta iniciativa transformarla en una feria artesanal y de muestras de la comarca, recordando así vestigios de una feria ganadera que en su día tuvo una gran relevancia en el ámbito regional.

El Rodeo de la Feria de San Mateo, con la participación de burros, caballos, ovejas, chivos y otros animales

La Feria tuvo lugar en la Plaza de San Pedr0, un marco que reunía todas las cualidades para realizar el evento y trasladar años atrás en el tiempo a todos sus asistentes. Se pudieron ver estampas tradicionales como la majá de los pastores en la que realizaron un cocido extremeño, la matanza y el lavadero, puestos de ventas de productos locales: dulces, quesos, artesanía en madera, miel. La representación artesana también se hizo notar, con realización de dulces, encaje de bolillos, cuadros, carpinteros, cesteros...

Representación artesana también se hizo notar, con realización de dulces, encaje de bolillos, cuadros, carpinteros, cesteros

La ruleta de los caramelos, la taberna, o los burros que paseaban por toda la zona dotaban de una pincelada de aires medievales a Garrovillas de Alconétar. Y como la música no podía faltar el grupo Escaramujo de Coros y Danzas bailó para todos los garrovillanos el cordón y otras jotas típicas de la tierra. Y el grupo local Alkonetara Folk amenizó la velada con sus canciones de la tierra.

Actividades

Entre las actividades programdas destacaron la I Muestra de perros de caza o el Rodeo de la Feria de San Mateo, con la participación de burros, caballos, ovejas, chivos y otros animales, en la que se sortearon dos corderos entre todos los asistentes, acompañaban a la Muestra Etnográfica.

En la plaza mayor de la localidad, se congregaban feriantes con sus atracciones, desde los típicos coches de choques a castillos hinchables para los más pequeños o puestos de churros para los mayores. Una verbena en la noche del sábado hizo bailar a los vecinos de esta localidad hasta altas horas de la noche. Por otro lado, la juventud de este pueblo se dio cita para el botellón durante las noches del fin de semana en la Plaza de Garrovillas, patrimonio histórico artístico.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE CÁCERES