El joven afgano que ha atacado este lunes a cinco personas en un tren regional de Alemania "es uno de los combatientes del Estado Islámico", informa la agencia Amaq, vinculada al grupo yihadista. 

La agencia, que citó a una fuente de seguridad, agregó que el joven "ejecutó su operación en respuesta a los llamamientos de atacar a los países de la coalición que combate contra el Estado Islámico".

Según el Gobierno alemán, el autor de la agresión era un solicitante de asilo afgano de 17 años, que atacó a los pasajeros que se encontraban en el vagón con un hacha y un cuchillo e hirió a cinco personas, tres de ellas de gravedad.

La policía del estado federado de Baviera investiga los motivos que llevaron a actuar al joven, que fue abatido en su huida del lugar de los hechos.

Según los primeros datos de la investigación facilitados por el ministro del Interior de Baviera (sur de Alemania), Joachim Herrmann -que evitó calificar la agresión de atentado terrorista-, varios testigos dijeron que el joven gritó "Allahu Akbar" (Alá es grande).

Además, en la habitación del menor se ha encontrado el dibujo a mano de una bandera del grupo yihadista Estado Islámico.

Varios testigos dijeron que el joven gritó "Allahu Akbar" (Alá es grande)

Se trata de una información muy similar a la publicada por Amaq el pasado 16 de julio, en la que aseguró que el autor del atentado que causó la noche del pasado jueves 84 muertos en la ciudad francesa de Niza fue "uno de los soldados del Estado Islámico".

El atacante, como solicitante de asilo había vivido en un albergue de la pequeña localidad de Ochsenfurt, a unos 20 kilómetros de Wurzburgo, y residía en la actualidad con una familia de acogida. El menor, que llegó sin sus padres a Alemania hace aproximadamente dos años, no había llamado la atención hasta el momento y la policía investiga si tenía contactos en círculos islamistas o se había radicalizado en solitario en los últimos tiempos.

"Qué pasó en las últimos meses o semanas, cómo llegó a este ataque, cuáles es el trasfondo, todo debe ser investigado con detalle", señaló Herrmann, quien rechazó entrar en especulaciones antes de hacerse pública la información emitida este martes por la agencia Amaq.

Llamada a cometer atentados

El pasado 21 de mayo, el portavoz del EI, Mohamed al Adnani, instó a sus seguidores a perpetrar más atentados en Occidente, especialmente en Europa y Estados Unidos, con motivo del mes sagrado de ramadán, que comenzó el pasado 6 de junio y finalizó el 5 de julio.

En un agresivo mensaje, cuya veracidad no pudo ser confirmada, Al Adnani aseguró que "atacar a los que llaman civiles es lo mejor y más útil", antes de agregar que en la tierra de los cruzados (Occidente), "no hay que preservar la sangre ni existe nada llamado inocentes".

En esa alocución, de 31 minutos de duración, difundida a través de las redes sociales, Al Adnani insistió a sus simpatizantes en que cualquier ataque, por pequeño que sea, en casa del enemigo, es mejor que uno grande en los territorios que controlan.

Por el momento, el grupo terrorista no ha difundido ningún comunicado de reivindicación del atentado, como suele hacer en este tipo de ocasiones y tal y como hizo el pasado 14 de noviembre, cuando asumió la autoría de los ataques del día anterior en París, que causaron 130 muertos y más de 300 heridos.

Dos heridos muy graves

En el ataque registrado en el interior del tren resultaron heridas cinco personas, dos de ellas se encuentran en estado muy grave, que fueron trasladadas al hospital, mientras en el lugar de los hechos fueron atendidos los otros catorce pasajeros del vagón, ilesos pero conmocionados por la agresión.

La agresión tuvo lugar en el trayecto entre Treuchtlinge y Wurzburgo sobre las 21.00 horas (19.00 horas GMT), cuando de forma inesperada el joven se lanzó armado con un hacha y un cuchillo contra los pasajeros del tren.

En el vagón había una veintena de personas y algunas de ellas pudieron alertar a la policía federal y también al maquinista, antes de que el tren se parara en Heidingsfeld, uno de los barrios de Wurzburgo.

El joven abandono entonces el vagón e intentó huir, pero en la zona, según el relato del responsable bávaro de Interior, se encontraba un comando de las fuerzas especiales de la policía que disparó y abatió al agresor después de que éste intentara atacar a los agentes.

A la zona se trasladaron numerosas patrullas policiales, equipos de bomberos y ambulancias, mientras que varios helicópteros sobrevolaban el lugar.

Polémica por la muerte del agresor

Una diputada de la oposición ha preguntado este martes por qué no se había reducido al agresor, refugiado afgano, sin matarlo.

El mensaje desató la polémica  y fue escrito por la diputada de Los Verdes y exministra Renate Künast, quien, tras mostrar su consternación por los heridos en el ataque, lanzó la pregunta en su cuenta en Twitter y la acompañó con una sucesión de signos de interrogación.

Cuando los policías son atacados de esa manera no pueden defenderse con kung fu

En rueda de prensa, sin citarla, Joachim Herrmann elogió la actuación "decidida" de la policía y aseguró que no puede haber "ninguna duda" de que el operativo fue el correcto.

La policía de Baviera informó de que se ha activado el procedimiento rutinario y ha abierto una investigación interna.

La diputada verde fue duramente criticada por el presidente del Sindicato Alemán de Policía, Rainer Wendt, quien en declaraciones al diario 'Saarbrücker Zeitung' denunció a los "sabelotodo".

"Cuando los policías son atacados de esa manera no pueden defenderse con kung fu", añadió Wendt antes de recomendar a los políticos que se abstengan de tuitear durante 24 horas tras un suceso de este tipo.

El responsable de Interior en la ciudad-estado de Berlín y cabeza de lista de la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU) en las elecciones regionales de septiembre, Frank Henkel, tachó de "repugnante" que alguien utilice el ataque para plantear un voto de censura a la policía.

Los más duros con la diputada ecopacifista, que también es candidata a las elecciones berlinesas, fueron los responsables del partido populista de derechas Alternativa para Alemania, que colgó numerosos mensajes en la red social criticando a la política por preocuparse del agresor en vez de las víctimas.

En un caso anterior se descartó la motivación islamista

La empresa alemana de ferrocarriles Deutsche Bahn informó a sus clientes a través de un comunicado de que debido a la operación policial en marcha quedaban suspendidos de forma temporal, previsiblemente durante varias horas, los trenes entre las localidades de Ochsenfurt y Wurzburgo.

El ataque de este lunes presenta similitudes con otra agresión registrada en una estación de tren también de Baviera el pasado 10 de mayo, cuando un hombre con antecedentes de problemas psíquicos y adicción a las drogas acuchilló a cuatro personas y mató a una de ellas.

Según testigos de aquella agresión, registrada en la estación de Grafing, cercana a Múnich, el hombre, un alemán de 27 años, gritó "Allahu Akbar" y "Sois infieles, debéis morir", lo que llevó a la Fiscalía a deducir que podía tratarse de un ataque "con motivaciones políticas".