De la Riva y Rogers
El alcalde saluda al arquitecto tras examinar su proyecto el pasado 16 de junio de 2006. Miriam Chacón /Ical

El proyecto de crear una vía verde sobre las futuras vías del AVE, de Richard Rogers, se desmorona.

El Ayuntamiento de Valladolid, a través del gabinete de Movilidad, ha pedido hoy al equipo del arquitecto británico que modifique su plan urbanístico, que mimaba al peatón y al bus , para introducir un vial con dos carriles de circulación en cada sentido para los coches y otro más reservado al autobús, como ya adelantó 20 minutos el 31 de mayo.

La avenida, cuya estructura se parecería al actual Paseo Zorrilla, tendría aproximadamente 1.400 metros entre el Arco de Ladrillo (a la altura de la calle Mikado) y el paseo de San Isidro (Circular).

El Ayuntamiento justifica este cambio en la necesidad de descongestionar el tráfico del barrio de las Delicias y en que la zona se debe adaptar a las necesidades de la nueva estación.

Centro comercial

De hecho, el principal impulsor de este cambio es el Administrador de Infraestructuras (Adif), que lo considera necesario para garantizar que no haya colapsos a la hora de entrar a la nueva estación donde se levantará su centro comercial Vialia, de 25.000 metros cuadrados.

El concejal de Infraestructuras y Movilidad, Manuel Sánchez, ha defendido en declaraciones a 20 minutos este cambio: "No podemos tardar 50 minutos en llegar a Madrid y luego tener que esperar otros 20 para salir de la estación".

Manuel Sánchez ha asegurado que este cambio no varía el espíritu del proyecto "porque al norte y al sur puede seguir el corredor verde que planteaban". "Además se pueden buscar alternativas para mantenerlo delante de la estación", ha añadido.

Una vez realizados los cambios el Ayuntamiento debe adaptar el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad.