Solbes y Rajoy
Solbes y Rajoy, en sus diferentes actos de hoy (Efe) Efe

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, destacó hoy que la nueva reforma fiscal prevista en los Presupuestos Generales del Estado para 2008 "no es electoralista" y añadió que su objetivo es "favorecer la natalidad, el alquiler de vivienda y a las familias con menores ingresos".  

El objetivo es favorecer la natalidad, el alquiler y a las familias con menores ingresos

Solbes subrayó que la nueva rebaja fiscal es "una opción política que pretende favorecer a los sectores que más lo necesitan".

Los Presupuestos Generales del Estado prevén una nueva rebaja del IRPF de 2.290 millones de euros, de los que 1.000 corresponden a la nueva deducción por nacimiento o adopción de hijo, 348 a la también nueva medida por alquiler de vivienda y 939 millones a la deflactación de la tarifa del IRPF y a la elevación, por primera vez, de los mínimos personales y familiares y de la deducción por rendimientos del trabajo.

Por otra parte, Solbes admitió que el crecimiento económico puede ser "mejor de lo inicialmente previsto", pero defendió seguir "planteando un superávit moderado que se pueda cumplir", algo que, en su opinión, "se hará sin ninguna dificultad el próximo año".

Más gasto social 

El gasto social en 2008 se incrementará el 6,8%, hasta los 157.000 millones de euros, mientras que el destinado a capital humano y tecnológico -educación e I+D+i-, será de 10.510 millones, el 16,4% más que en 2007, y el dirigido a infraestructuras será de más de 24.469 millones, el 11,5% más. 

Rajoy no quiere privilegios

Por su parte, el presidente del PP, Mariano Rajoy, abogó hoy por que los Presupuestos Generales estén alejados de "privilegios", y demandó que en las cuentas del Estado se trate a los ciudadanos como "iguales", independientemente del lugar de residencia.

"Quiero unos Presupuestos que hagan que todos los españoles sean iguales en derechos y obligaciones, que no hipotequen su futuro y, al mismo tiempo, no acaben creando más problemas", argumentó el presidente del PP.