Nazis en Auschwitz
Los jefes del campo de concentración, tomando un refrigerio en una de las fotos del álbum (Museo del Holocasuto )

El nazi Karl Höcker El ser humano puede dejarse llevar por el fanatismo hasta límites insospechados y llegar a reír, fumar o cantar mientras miles de personas mueren a escasos metros de distancia. Eso es al menos lo que se desprende del álbum de fotos que ha presentado el Museo del Holocausto de EE UU en Washington.

Las fotos fueron propiedad de Karl Höcker (en la foto), mano derecha de Richard Baer, el jefe del campo de Auschwitz entre mayo de 1944 y la liberación del campo en 1945, momentos en los que la llamada 'solución final' aumentó la actividad de las cámaras de gas hasta su máximo.

Crímenes impunes

Asistentes de las SS nazisHöcker estuvo en el campo de concentración hasta el final y fue capturado en Hamburgo con una identificación falsa que le describía como soldado combatiente, por lo que los británicos, que no encontraron más datos sobre él, lo soltaron a los 18 meses.

Después rehizo su vida, se convirtió en empleado de banca con dos hijos y al que le gustaba arreglar su jardín. En 1963 fue juzgado y encarcelado en los procesos de Frankfurt por los crímenes de Auschwitz y fue liberado en 1970.

El álbum es una donación anónima de un antiguo agente del cuerpo de contrainteligencia estadounidense.

Nazis de fiesta

(Oficiales de las SS con sus auxiliares en un fiesta en las inmediaciones del campo Museo del Holocasuto)