Britney Spears se fue la noche del martes de fiesta con la también cantante Avril Lavigne, después de que las autoridades judiciales le ordenaran someterse periódicamente a pruebas de antidroga, informa la revista People. Al parecer, Spears pasó la noche bebiendo muchas copas y acabó subida en una mesa, bailando de forma sensual y con un calcetín en la cabeza a modo de sombrero.