Congreso de refundación de CDC
Carles Puigdemont y Artur Mas (d) durante el XVIII Congreso de refundación de CDC. Andreu Dalmau / EFE

La nueva CDC ha aprobado llamarse Partit Demòcrata Català en una ajustada victoria por parte de los asociados —antes militantes— al congreso fundacional, que desde el viernes hasta el domingo se ha celebrado en el Centre de Convencions Internacional de Barcelona.

La opción ganadora se ha impuesto a las otras dos que se ponían a votación —Partit Nacional Català y Junts per Catalunya— después de que el sábado se tuviera que abrir una comisión para debatir sobre posibles nombres tras el rechazo que provocaron los planteados por la dirección —Més Catalunya y Catalans Convergents—.

La primera en caer de la terna de nombres ha sido Junts per Catalunya, tras obtener 443 votos, menos de la mitad de los votos que los otros dos. Partit Demòcrata Català era la opción preferida por algunos dirigentes, como los consellers Josep Rull y Santi Vila, pero durante la votación se ha visto, en cambio, al presidente catalán, Carles Puigdemont, y a su antecesor en el cargo, Artur Mas, apostar por Partit Nacional Català.

El nombre del nuevo partido nace con polémica, puesto que Demòcrates per Catalunya, la escisión independentista de Unió, ha advertido de que podría recurrir a los tribunales para defender sus siglas y exigir que la nueva formación no pueda registrarse con esta denominación, al considerar que induce a confusión al electorado.

El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, y el conseller de Cultura, Santi Vila, han celebrado la elección de Partit Demòcrata Català, por su inspiración "progresista" y han minimizado el conflicto jurídico que puede plantear con Demòcrates de Catalunya.

"Hasta ahora nos llamábamos Convergència Democràtica de Catalunya. Muchos partidos tienen el adjetivo 'democrático' en su nombre, no tendrá ninguna dificultad", ha considerado Rull, que se ha mostrado confiado en que ahora "mucha gente trabajará para que sea posible construir un espacio de consenso" para elegir una dirección ejecutiva que aglutine diferentes sensibilidades.

Por su parte, Vila también se ha mostrado "muy feliz" por la elección del nombre, "de clara adscripción progresista y de inspiración liberal", con el que se podrán "tejer muchas complicidades con gente progresista".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.