Depósito municipal en Las Barranquillas
El depósito del Mediodía, junto al poblado marginal de Las Barranquillas. JORGE PARÍS

Ir a recoger el coche porque se lo ha llevado la grúa puede convertirse en un viaje a la cara más oculta de Madrid, la de la droga y la marginación.

Justo al lado del depósito de Mediodía (Villa de Vallecas), la mayor base de grúas de toda la ciudad, al que acuden cada día unas 70 personas para retirar sus automóviles, se encuentra el poblado chabolista de las Barranquillas , en el que las cundas (los taxis de los toxicómanos) y la delincuencia campan a sus anchas. "Es como el viejo oeste", afirma un policía.

Impone ver a tantas personas yendo a comprar droga. Parecen sonámbulos

El depósito estuvo vigilado por la Policía Municipal de Madrid hasta hace poco más de un año, cuando el Ayuntamiento decidió sustituir a los agentes por vigilantes de una empresa privada de seguridad. Un cambio que no ha contribuido precisamente a aliviar la tensión con la que acuden los conductores a recoger sus coches. Como Pedro Delera, de 52 años, que viene acompañado de su hija Elsa: "impone ver a tantas personas yendo a comprar droga. Parecen sonámbulos".

El motivo de esta privatización fue "sacar a la Policía a la calle", según el Ayuntamiento de Madrid. Pero fuentes del Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) critican esta medida, y afirman que un vigilante jurado no puede ofrecer las mismas garantías para la protección de un vehículo que un policía.

CPPM asegura también que, con la privatización, el horario de fin de semana se ha recortado y que los conductores sólo pueden acudir al depósito de lunes a sábado por la mañana. Este mismo horario figuraba ayer en la web del Ayuntamiento de la capital. Sin embargo, un portavoz de Madrid Movilidad, la empresa municipal encargada de la gestión de los depósitos de grúas, aseguró que Mediodía abre de lunes a domingo.

El ejemplo de Valdemingómez

Algo parecido a lo que ocurre en Mediodía sucedía en el vertedero de Valdemingómez, que se encuentra muy cerca de otro poblado chabolista, el de la Cañada Real Galiana. Los sindicatos exigieron al Ayuntamiento la construcción de un nuevo acceso que evitara tener que pasar por el asentamiento debido a las constantes agresiones que sufrían los trabajadores del servicio de limpieza a manos de los chabolistas. Su problema se solucionó el pasado 29 de agosto, cuando esta nueva vía quedó habilitada.

Una odisea para recoger el coche

José María Moreno. 27 años. consultor. "Ningún taxi quería llevarme"

Perdió un día de trabajo. Una mañana de abril, Chema se encontró con que su coche había sido trasladado al depósito de Mediodía. Hasta cinco veces intentó coger un taxi que le acercara: "Nadie quería. Me decían que los yonquis les tiraban piedras", comenta. Finalmente, uno se apiadó de él, "eso sí, el tipo iba con una barra de hierro". Por el camino, la Policía Nacional, armada con rifles, les hizo parar. "Después tuve que volver la misma tarde tras presentar la denuncia. Perdí todo un día de curro entre ir y venir".