Los forenses que analizaron las causas de la muerte del bebé presuntamente asesinado por su madre, Patricia R. S., quien ocultó el embarazo a sus familiares, discreparon durante su declaración en el juicio. Los peritos coinciden en que el feto padeció «sufrimiento fetal intrauterino». El director del Instituto Nacional de Toxicología, Antonio Gómez, afirmó que es «poco probable que naciera con vida» y negó la posibilidad de que la madre le introdujera «algo en la boca» para ahogarle. Entre las fotografías mostradas hoy en la sala de vistas había una del bebé con una bola de papel saliendo de su boca. Por otra parte, las doctoras Buitrago y García Andrade, que realizaron la autopsia del cadáver, indicaron que el bebé mostraba «características de asfixia» por oclusión de un obstáculo, en este caso el papel, que habría provocado una muerte «por parada cardiaca súbita».