El Juzgado número 3 de Murcia, cuyo titular es el juez Antonio Alcázar (que toma declaración a los imputados por pelotazo urbanístico en La Zerrichera), se encargará también de la denuncia por cohecho en este caso, después de que el Juzgado número 2 de Lorca se inhibiera. En la misma, se acusa al entonces edil socialista Pedro Gil de intentar sobornar a otro concejal del PSOE de Águilas, Ramón Román, en nombre del empresario propietario de La Zerrichera, Trinitario Casanova, para que votara a favor de sus intereses urbanísticos en el pleno municipal.