La disputa de la que, según los primeros datos de la investigación, derivó el tiroteo se registró en la madrugada del 20 de junio en un establecimiento de ocio de Berja y del que la Guardia Civil tuvo conocimiento a través de una llamada telefónica de la Policía Local, en la que solicita colaboración.

Una vez en el lugar, los agentes encontraron a varias personas con diferentes heridas, entre ellas una mujer, a quien una persona había intentado sacar a la fuerza del local y le habían realizado tocamientos, siendo estos hechos el posible origen de la pelea al intentar evitar varios clientes que llevara a fin dicha actuación, según indica la Comandancia en una nota.

La Guardia Civil identificó a los dos bandos implicados y localizó entre ellos a una persona ya conocida por los agentes, en aparente estado nerviosismo y con una herida en la cabeza, por lo que abandonó el lugar por sus medios para dirigirse al centro médico, continuando las pesquisas para esclarecer el hecho.

Una vez finalizada dicha actuación, sobre las 01,30 horas, un vehículo estacionó en las inmediaciones de las dependencias de la Guardia Civil en Adra y sus dos ocupantes pusieron en conocimiento de los agentes que, cuando circulaban por la A-7, un segundo vehículo se puso a circular paralelo a ellos, momento en el que el ocupante de las plazas traseras habría realizado varios disparos con un arma de fuego sobre ellos, no habiendo sufrido lesiones.

Tras comprobar los investigadores como el vehículo presentaba tres marcas que, no obstante, no se podían atribuir con certeza a un arma de fuego, constataron que los dos denunciantes estaban relacionados con la reyerta ocurrida poco antes en Berja.

Continuando con las actuaciones desde este punto, la Guardia Civil situó en el lugar de ambos hechos a F.J.M.L., la persona que supuestamente había ido al centro de salud para ser atendido de una herida en la cabeza pero que, en su lugar, decidió presuntamente hacerse con un vehículo y algún tipo de arma de fuego para perseguir a sus oponentes y tirotearlos.

Ante las sospechas que esta persona se hubiera trasladado hasta algún centro de salud para ser atendido de la herida, los agentes de la Guardia Civil llevaron a cabo las pesquisas necesarias para localizarlo, dando resultado poco después al situarlo, acompañado de otras dos personas, en el Hospital del Poniente en El Ejido (Almería), donde acudió tras cometer ambos hechos.

Tras identificar a estas tres personas, y contrastar toda la información obtenida, la Guardia Civil lleva a cabo la detención de J.F.S.M., de 22 años, como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, y de F.J.M.L., de 36 años, como presunto autor de un delito de homicidio en grado de tentativa, además de un delito de lesiones, un delito de detención ilegal y un delito de agresión sexual.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación para la localización del arma utilizada, posiblemente de escaso calibre o manipulada, al no llegar a romper el cristal del vehículo, y no descarta nuevas detenciones relacionadas con los hechos. Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Berja.

Consulta aquí más noticias de Almería.