La Junta de Andalucía cercará unas seis hectáreas de las lagunas de Santaolalla de Doñana, en Huelva, para acoger la entrada de linces que serán trasladados desde la Sierra de Andújar. Este traslado ha sido motivado por el contagio del virus FeLV que padecen algunos ejemplares de esta especie en la zona de Matasgordas. El objetivo, según concretó ayer el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, es fijarlos en el territorio de Doñana para liberarlos una vez que la población esté restablecida, ya que ésta es altamente endogámica y, por tanto, más expuesta a enfermedades.