Mosaicos hidráulicos
Varios ejemplos de mosaico hidráulico con motivos clásicos. MONESTIR

Los materiales que no requieren obra ganan terreno a la hora de hacer reformas en casa. Los principales beneficios de estos nuevos materiales es que se integran en el concepto de obra seca que define a las reformas que se hacen a través de elementos clavados, pegados o superpuestos encima de los ya existentes. La obra seca permite hacer reformas sin derribos ni escombros.

Según Habitissimo, de esta manera no hay derribos ni escombros y se acaba con el problema de lidiar con polvo y suciedad. Además, en algunos casos también suponen un ahorro económico. Por ejemplo, se podría conseguir reemplazar un suelo de azulejos de un baño de 5 m2 por uno de resina por 200 euros y sin obra. Por un precio similar se podría instalar un suelo de microcemento, por alrededor de 300 euros, y por 500 se podría reemplazar la bañera por una ducha de obra construida con microcemento.

El único material tradicional que sigue compitiendo son las baldosas hidráulicasUna de las ventajas de este material es que se puede usar para revestir los alicatados sin retirar los azulejos y además, tiene capacidad autonivelante que facilita la instalación. Otro opción barata que también ha visto crecer su demanda son los suelos de vinilo. Los nuevos acabados emulan la madera natural y se instalan en un día. Otra de las ventajas es que también son fáciles de retirar, y esto entraría en el concepto de “reformas reversibles”.

Parquet, microcemento, resina… en suma, los materiales que forman parte de la “obra seca” han sido los materiales elegidos en el 90% de los cambios de suelo en el último año, según Habitissimo. Estos materiales permiten evitar la suciedad de las obras, que es la principal molestia para cuatro de cada diez españoles. La suciedad, por encima de los cambios en el presupuesto y los retrasos en la entrega, suponen la principal molestia a la hora de hacer cambios en el hogar en un 75% de los casos según la última encuesta realizada por este portal.

Algunos de estos materiales son los suelos laminados de madera, los pavimentos continuos como el microcemento y los de resina o o los embaldosados de clic que se colocan encima de los viejos azulejos. El único material tradicional que sigue compitiendo con los pavimentos continuos son las baldosas hidráulicas. Este tipo de baldosas, es el único suelo tradicional que sigue en auge.

En cambio, se ha producido una caída en picado de la demanda de mármol que ha pasado de 825 solicitudes en 2015 a apenas cuarenta este año. “Cada vez más nuevos materiales resistentes y de fácil instalación están entrando en nuestros hogares. Algunos de ellos, como embaldosados de clic que se colocan encima de los viejos azulejos, permiten cambiar una estancia en horas.