Obama y Clinton en su primer mitin conjunto
Barack Obama y Hillary Clinton dan su primer mitin juntos un día después del 4 de julio llamando al voto para defender los servicios sociales y contra Donald Trump. EFE

El presidente de EEUU, Barack Obama, dio este martes un apasionado discurso junto a la virtual aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, de quien aseguró que "nunca ha habido una candidata más preparada" que ella para ocupar la Presidencia.

En el primer acto del mandatario para la campaña de Clinton, ambos hicieron un recorrido sobre su historia juntos, desde que coincidieran los dos como senadores; pasando por su rivalidad "feroz" en las elecciones primarias demócratas de 2008, hasta trabajar "hombro con hombro", él como presidente y ella como secretaria de Estado.

"Estoy aquí porque creo en Hillary Clinton", aseveró el mandatario en el primer acto de campaña junto a la también exprimera dama desde el Centro de Convenciones de Charlotte, en Carolina del Norte.

"Ya la admiraba como senadora -dijo sobre Clinton, con la que coincidió en la Cámara Alta-. Pero acabé esas elecciones primarias admirándola aún más, porque tuve la oportunidad de ver de cerca lo preparada que estaba, lo inteligente que era".

"Siempre tenía que estar atento porque se sabía cada dato, cada detalle", relató el presidente, en alusión a los debates entre ambos sobre los que dijo que en alguna ocasión le "hizo morder el polvo".

Obama subrayó la capacidad de Clinton para hacer de los problemas ajenos una "cuestión personal" y la "pasión que siente por ayudar a todo aquel que se enfrenta a la discriminación o a la desigualdad".

Abucheos para Trump

El líder estadounidense también tuvo palabras para el virtual candidato republicano a la Presidencia, Donald Trump, aunque no citó su nombre de manera directa.

Esta es una elección entre si vamos a regresar a un pasado imaginario, o qué vamos a lograr para el futuro

"Todo el mundo tiene una opinión, pero nadie sabe realmente cómo es este trabajo hasta que está sentado detrás del escritorio. Todo el mundo puede tuitear -aludiendo al magnate, muy activo en Twitter-, pero nadie sabe realmente lo que se necesita para hacer este trabajo hasta que se ha sentado detrás del escritorio", bromeó.

Obama reiteró a los asistentes que su decisión en los comicios del próximo noviembre versará sobre una elección "entre dos visiones muy distintas de país", más allá de elegir "entre izquierda o derecha, entre demócrata o republicano".

Recuperando algunos de los axiomas de su campaña de reelección en 2012, y ante los abucheos de los asistentes al aludir al multimillonario, Obama les instó a no jalear, sino a votar en noviembre para no permitir el ascenso del magnate inmobiliario.

El voto social

El mandatario defendió la lucha por el incremento del salario mínimo propuesto por Clinton, así como su promesa por impulsar la igualdad salarial, un acceso a las guarderías que no tenga costes prohibitivos o la gratuidad de los centros de educación superior conocidos como "community college" en Estados Unidos.

"Me voy a salir un poco del guión, pero déjenme que repita esto", improvisó en la recta final. "Si están preocupados por la clase trabajadora, entonces no hay opción. No me importa si son blancos, negros, hispanos, nativos americanos, a lunares, hombres o mujeres, no me importa", ironizó.

Cliinton: Haré la mayor inversión para la creación de puestos de trabajo bien pagados desde la II Guerra Mundial

"Si lo que les importa es luchar por la gente normal que está peleando por tener una vida mejor para ellos y sus hijos, entonces no sé cómo votar por un tipo que está en contra del salario mínimo, en contra de los sindicatos, y en contra de ofrecer una oportunidad justa para todos", subrayó el mandatario entre vítores.

Durante el acto, que tuvo apenas unas horas después de que el FBI recomendase no imputar a la candidata por el uso de su correo privado para asuntos oficiales cuando era secretaria de Estado, ninguno de los dos hizo referencia al escándalo, aunque Obama basó todo su mensaje en un sonoro "Yo creo en Hillary Clinton".

Sobre el legado de Obama

Por su parte la aspirante demócrata a la Casa Blanca prometió "construir" sobre el legado y el "progreso" de Obama.

Clinton insistió en los avances realizados por el Gobierno estadounidense bajo el liderazgo del mandatario, como los "75 meses seguidos de creación de empleo", pero advirtió que aún hay "mucho por hacer" sobre "problemas estructurales" como la desigualdad y el acceso a la educación.

La exsecretaria de Estado agradeció contar con su apoyo, que "de rival ha pasado a ser amigo", porque "después de todo sabe un par de cosas sobre ganar elecciones", bromeó. "Empezando por mí".

"Cuando miro al presidente, veo a alguien que, a pesar de la obstrucción (del Congreso) a la que se ha enfrentado, continúa encontrando puntos y propósitos en común", dijo la aspirante demócrata.

"Es un hombre de estado que lidera no solo nuestro país, sino al mundo entero. Este es un presidente que sabe cómo mantenernos seguros y fuertes", insistió la exsecretaria de Estado, quien también destacó el número de personas que han logrado tener acceso al sistema de salud tras la reforma sanitaria del mandatario.

Ante esos logros, Clinton prometió seguir trabajando por la "clase media" de Estados Unidos, primero con un incremento de los salarios e impulsando la igualdad salarial.

"En mis primeros cien días en la Presidencia haré la mayor inversión para la creación de puestos de trabajo bien pagados desde la II Guerra Mundial", aseguró la aspirante demócrata, quien también prometió subir el salario mínimo y hacer universal la gratuidad de las universidades públicas.

Asimismo, Clinton hizo referencia a las reformas sobre Wall Street realizadas por Obama y aseguró que ella seguirá su estela para impedir que una crisis como la de 2008 se vuelva a repetir.

  • Puedes ver el acto completo (en inglés) aquí: