Nigel Farage ha renunciado este lunes como líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP). "He hecho mi parte", ha valorado Farage tras la victoria del brexit en el referéndum llevado a cabo en el Reino Unido el pasado 23 de junio.

Farage, que ha dado a conocer su decisión en un encuentro con la prensa, lleva años apoyando la salida de su país del bloque comunitario y es miembro del Parlamento Europeo. Ahora, tras su marcha, el independentista británico ha considerado que deja su partido en "un lugar bastante bueno", y ha asegurado que no va a cambiar de opinión tras su renuncia, a diferencia de lo que hizo en 2015, cuando dimitió y luego se retractó.

El euroescéptico ha reconocido además que liderar el UKIP ha sido "duro" a veces, pero "todo ha valido la pena", y ha añadido que el Reino Uniodo necesita "un primer ministro del brexit".

Al dar a conocer su decisión, Farage ha dicho que con el brexit ha cumplido con el objetivo que se había marcado cuando entró en política. "Durante la campaña para el referéndum, había dicho que quería recuperar mi país. Lo que estoy diciendo es que quiero recuperar mi vida y empiezo ahora mismo", agregó.

"La victoria de la campaña por la retirada (de la UE) en el referéndum quiere decir que mi ambición política ha sido alcanzada. Entré en esta lucha desde el mundo empresarial porque quería que fuéramos una nación que se gobernase sola, y no quería ser un político de carrera", ha subrayado el líder antiinmigración.

Farage ha agregado que el UKIP está en posición de continuar como partido y se mostró confiado de que sumará importantes votos. "Mientras salimos de la Unión Europea, los términos de la retirada aún no son claros", concluyó Farage, y vislumbró un buen futuro para su formación por los problemas internos en los dos principales partidos, el Conservador y el Laborista.

En este sentido, ha compartido en Twitter un mensaje, agradeciendo a todos los simpatizantes del UKIP por haber respaldado la salida del Reino Unido de la Unión Europea.