'Safety pin'
Un imperdible como símbolo del rechazo al racismo y la xenofobia en Reino Unido. TWITTER JOHANNA RILEY

Una campaña popular surgida en las redes sociales ha llevado a ciudadanos del Reino Unido a colocarse un imperdible en la chaqueta para combatir los episodios de racismo y xenofobia que han sacudido al país desde la victoria del 'brexit'.

La usuaria de Twtiter @cheeahs, cuyo nombre real es Allison y vive en Londres aunque nació en Estados Unidos, lanzó esta iniciativa para "mostrar solidaridad con los vecinos europeos e inmigrantes" que viven en el Reino Unido.

Tras la victoria en el referéndum del día 23 del sí a la salida del país de la Unión Europea (UE), varios incidentes xenófobos han tenido lugar en el Reino Unido, lo que le llevó a promover esta simple respuesta ante esos actos.

En declaraciones a la BBC, Allison afirmó que su objetivo es "llegar" a los inmigrantes y ciudadanos europeos, y hacerles saber que "son bienvenidos" y que "están seguros" en tierras británicas.

Cualquiera que lleve el imperdible está diciendo que está preparado para ser parte de la solución. Eso puede ser combatiendo el racismo o, si no es posible, al menos dejándolo claro"Cualquiera que lleve el imperdible está diciendo que está preparado para ser parte de la solución. Eso puede ser combatiendo el racismo o, si no es posible, al menos dejándolo claro", explicó.

"Quiero que esto sea algo más que un gesto simbólico o una forma de dar una palmada en la espalda para las personas que piensan igual", apuntó.

Además, señaló sentirse una "inmigrante clandestina" por el hecho de ser una mujer blanca y anglófona.

Desde entonces, sus tuits han sido compartidos más de 30.000 veces y miles de usuarios han compartido en Twitter una fotografía para respaldar la campaña bajo la etiqueta #safetypin (imperdible).

La usuaria Daisy Buchanan subía una imagen con un pin en su chaqueta de cuero con un mensaje en el que condenaba el racismo: "Ojalá no hubiéramos llegado a este punto".

"Mi imperdible va a estar al lado de otro símbolo que ayuda a las personas, mi estereoscopio", escribió en Twitter Keith Grimes, un doctor del servicio de urgencias.

Otro usuario, Ranj Singh, apoyó la campaña al ser "hijo de padres inmigrantes": "No tolero la discriminación de ningún tipo. Juntos somos más fuertes".

Dentro de los episodios de xenofobia, unos adolescentes insultaron en un tranvía de Manchester (norte de Inglaterra) a un veterano de guerra estadounidense al grito de "inmigrante" y "vuelve a África".

Además, en la ciudad universitaria de Cambridge aparecieron en buzones cartas que clamaban "no más alimañas polacas", mientras que en Londres un edificio de la Asociación Social y Cultural Polaca fue pintado con frases despectivas.