La operación, que se anunció en abril, incluye tecnologías, patentes y marcas registradas, así como la transferencia de las plantas de catalizadores de los centros de producción de Basf en Tarragona y Pasadena (Texas, Estados Unidos).

Como consecuencia de la transacción, unos 170 empleados, 49 de los cuales pertenecen a la planta de Tarragona, han pasado a formar parte de W.R. Grace&Co.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.