Españoles en el Reino Unido, sobre los ataques tras el 'brexit': "Se respira un poco de racismo"

  • La Policía ha alertado de que los ataques racistas se han incrementado en un 57% en la última semana.
  • Los agentes investigan en la región de Cambridge unas notas distribuidas por los buzones que dicen "No más plagas de polacos".
  • Varios españoles residentes en el país británico cuentan que el ambiente es "frío" y "hay altercados", aunque no han sufrido ninguna agresión en primera persona.
Imagen de Google Maps de la Asociación Social y Cultural Polaca del barrio londinense de Hammersmith.
Imagen de Google Maps de la Asociación Social y Cultural Polaca del barrio londinense de Hammersmith.
GOOGLE

Tras conocerse el resultado del referéndum británico a favor de abandonar la Unión Europea, el ambiente en el país, especialmente en las zonas donde ganó la opción remain, "es frío" y se respira un poco de "malrollismo", según cuentan varios españoles residentes en el Reino Unido consultados por 20minutos sobre la oleada de agresiones a extranjeros registradas estos días posteriores a la consulta.

La Policía Nacional ha alertado de que las denuncias por crímenes de odio han aumentado un 57% tras la votación delbrexit, según publica el diario Independent recogiendo datos del National Police Chief's Council.

En concreto, la página web que la Policía británica tiene para recoger las denuncias ciudadanas de crímenes homófobos y racistas, True Vision, registró 85 denuncias entre el mismo día del plebiscito, el pasado jueves 23 de junio, y el domingo 26 de junio. Cuando entre el jueves y el domingo de la semana anterior, los ataques denuciados fueron 54.

Un portavoz de la Policía Metropolitana de Londres confirmó este miércoles que se está investigando el origen de unas pintadas xenófobas descubiertas en el edificio de la Asociación Social y Cultural Polaca del barrio londinense de Hammersmith.

Por otra parte, la Policía del condado inglés de Cambridgeshire examina unas notas de contenido racista distribuidas por los buzones de residentes polacos en la localidad de Huntingdon, donde se decía: "Leave the UE. No more Polish vermin" ('Salid de la UE, no más plagas de polacos', en castellano).

A raíz de esto, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, mostró este miércoles su preocupación por los ataques racistas y xenófobos ocurridos en los últimos días en Reino Unido tras la aprobación en referéndum de la salida de la Unión Europea (UE). "Estoy profundamente preocupado por los ataques y abusos contra comunidades minoritarias y ciudadanos extranjeros en Reino Unido en los últimos días", dijo.

Así lo están viviendo varios españoles residentes en el Reino Unido

Este periódico ha preguntado a varios españoles residentes en el Reino Unido sobre este asunto. La gaditana Marta Fuentes, residente en Birmingham desde hace seis años, reconoce que ha presenciado "dos episodios violentos en los que jóvenes ingleses que no llegaban a los 18 años les increpaban a extranjeros 'vete a tu país'".

Aunque asegura que ella no ha tenido ningún problema —"los españoles pasamos desapercibidos"—, sí percibe cierto "malrollismo". En el hotel donde trabaja, algunos compañeros le han espetado "entre el sarcasmo y la sinceridad, '¿cuándo te deportan?'". Marta, madre de un hijo nacido allí, asegura que en la calle "se huele un poco de racismo".

Diferente es el testimonio de Melody M.B., profesora catalana que vive en la segunda capital inglesa desde hace cuatro años. Su entorno votó In (todos entre 25 y 30 años) y "están igual de asombrados que yo". En su barrio "no ha cambiado nada y todo el mundo es igual de amable". En el centro donde da clases, sus compañeros se sienten "indignados y avergonzados de su país". Sin embargo, sí reconoce que "ha habido altercados" en el barrio del colegio, donde el 98% del alumnado es de origen pakistaní, bangladesí y somalí, le han preguntado "si tendrían que irse del Reino Unido". Una situación "estremecedora", concluye.

Vera López es valenciana y trabaja como restauradora en el British Museum de Londres, donde asegura haber recibido "multitud de apoyos" por parte de sus compañeros. Ella cree que los incidentes racistas son "hechos aislados", si bien vive en la capital, donde la ganó el remain (permanecer en la UE).

Antonio Altabás, un canario que reside en Solihull (West Midlands) y ejerce de veterinario, asegura que no ha sido testigo ni ha sufrido en primera persona ninguna agresión racista, aunque sí califica la situación de "preocupante".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento