Mikel Aranburu, que ha expresado su "sentimiento de alegría y casi de júbilo" por el ascenso de Osasuna, ha afirmado que la subida a Primera modifica la moratoria inicialmente prevista de tres años en la ley de reestructuración de su deuda y ha detallado que a partir del 1 de julio "operaría el calendario de cobros", de forma que "posiblemente" en un año se podría cancelar la deuda.

El parlamentario del PSN Santos Cerdán ha afirmado que "la memoria es frágil" y ha señalado que "los que hoy están gobernando la Comunidad se olvidaron de Osasuna cuando peor lo estaba pasando, cuando era necesario sacar adelante una ley foral para su superviviencia".

Cerdán ha señalado que "los señores del cuatripartito votaron en contra" de la ley y ha indicado que Osasuna "tuvo suerte" cuando se aprobó la norma, "porque con la mayoría actual del Parlamento Osasuna no existíra y la Hacienda foral no tendría posibilidad de recuperar la deuda".

El consejero ha señalado que Cerdán plantea un debate sobre una "falsa disyuntiva" y ha argumentado que "estar en contra de la ley foral no es estar en contra de Osasuna". Aranburu ha indicado que "había otras opciones" distintas a la ley que se aprobó "para salir del apuro, de una ruina a la que habían llevado los dirigentes del club". "Se pueden celebrar los éxitos deportivos y exigir responsabilidades tributarias por equidad", ha indicado.

Aranburu ha recordado que Comptos calificó esa ley como "incompleta e imperfecta", aunque ha precisado que en todo caso el Gobierno "la asumió y la completó y perfeccionó con un acuerdo más largo que la propia ley".

El consejero ha dicho que "la idea fundamental es que no podemos repetir los mismos errores" y ha pedido "separar los méritos deportivos de las responsabilidades tributarias".

Consulta aquí más noticias de Navarra.