Paris Jackson
Paris Jackson, junto a la foto de su padre, Michael Jackson, que subió a Internet. PARIS JACKSON / GTRES

La hija del considerado como rey del pop, Michael Jackson, ha salido en defensa del cantante después de que unas filtraciones hayan resucitado los fantasmas de las acusaciones que se hicieron contra el artista por estar supuestamente relacionado con la pederastia, según publica eOnline

Poco antes de cumplirse siete años desde la muerte del cantante, el diario Radar online publicó informes nunca antes vistos supuestamente procedentes del Departamento de Policía del Condado de Santa Bárbara, datados en noviembre de 2003, cuando la policía registró su rancho Neverland en Los Olivos, California.

Entre los materiales incautados, según el informe, había notas, diarios, documentos, fotografías, cintas de audio y cintas de vídeo, junto con más de 80 grabaciones de vídeo y discos duros de ordenador y éstos materiales contendrían imágenes de pornografía infantil, así como de tortura animal.

Según cita literalmente el citado medio: "También tenía imágenes repugnantes y francamente impactantes de tortura de niños, adultos y de niños desnudos, de sometimiento femenino y sadomasoquismo".

Ante esto, la hija del cantante, de 18 años de edad, aseguró en Twitter que "por desgracia, la negatividad siempre va a vender. Insto a todos a ignorar la basura y a los parásitos que hacen carrera tratando de difamar a mi padre".

Más adelante contió asegurando que "a las personas más puras siempre se les intenta derribar", pero que "se continuará probando que mi amado padre siempre ha sido y siempre será inocente".

La joven declaró a Los Angeles Times que "algunos de los documentos parecen ser copias de los informes de la Oficina del Sheriff" y "fotografías probatorias" tomadas por el personal de la oficina del alguacil. Sin embargo, Paris Jackson advirtió que algunas  fotos y documentos fueron "claramente descargados de Internet".

Por último, la joven colgó una foto de su padre en la que éste se lame el dedo corazón, en un claro gesto de rebeldía.