VENEZUELA
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con el subsecretario de Estado de EE UU para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, en Caracas. PRENSA MIRAFLORES/ EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y el subsecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, se reunieron este miércoles en Caracas para intentar abrir un diálogo entre los dos países que mantienen sus relaciones diplomáticas bajo mínimos desde 2010.

"Le he ratificado en una larga conversación nuestro interés de que más temprano que tarde podamos construir un agenda de respeto una agenda positiva entre el gobierno de los Estados Unidos y el Gobierno revolucionario y bolivariano que yo presido", dijo el jefe de Estado venezolano sobre el encuentro con el funcionario estadounidense en el Palacio de Miraflores.

"Estuvimos casi dos horas conversando con el subsecretario Thomas Shannon (...) he desarrollado una reunión en privado", informó Maduro desde un mitin con trabajadores petroleros que marcharon hasta el palacio de gobierno a manifestar su apoyo al gobierno chavista.

Con este acercamiento, Venezuela intenta restablecer las relaciones con Estados Unidos que están desde 2010 sin embajadores, una tensión que aumentó en 2015 cuando el gobierno de Barack Obama declaró al país petrolero como una "amenaza" para la seguridad interna estadounidense.

Maduro señaló que la tarea del diálogo "no es fácil por las diferencias que siempre ha habido y que hay" con el gobierno estadounidense, "por el intento una y otra vez de acorralar a nuestro país, de meterse en nuestros asuntos internos", dijo.

En ese sentido aseguró que durante el encuentro sostenido le pidió a Shannon que le enviara un mensaje al presidente Obama sobre sus políticas hacia el país caribeño.

"Ojalá el presidente Obama rectificara la postura que ha tenido en estos ocho años contra la revolución bolivariana y ya en los últimos siete meses de su gobierno pudiéramos transitar un camino de diálogo, de respeto, con una agenda positiva entre Estados Unidos y Venezuela", agregó.

"Venezuela no se mete con nadie en el mundo pero tampoco acepta que nadie se meta con los asuntos de Venezuela", reiteró.