Comisión de Urbanismo
Comisión de Urbanismo EUROPA PRESS

El consejero municipal de Urbanismo, Pablo Muñoz, ha explicado la abstención del ZEC porque es un "asunto sub iudice y como puede tener transcendencia jurídica hay que justificarlo".

El concejal del grupo municipal del PP, Pedro Navarro, ha mostrado su sorpresa porque no haya habido votos en contra de conceder la licencia de derribo de Averly y ha cuestionado la abstención del resto de grupos al preguntar que "si esa es forma de proteger la ciudad. Dejar pasar los asuntos para que otros lo resuelvan".

Antes de la votación, Pablo Muñoz ha explicado que la no aceptación de la alternativa de ofrecer otros suelos a los propietarios de Averly para proteger el conjunto industrial en su totalidad "conlleva la obligación de tramitar licencia de derribo, que es una obligación legal y, desgraciadamente, desde el punto de vista político y jurídico, se va a producir el derribo que se podía haber evitado dando tiempo al Gobierno para satisfacer todos los intereses".

La concejal del grupo municipal de CHA, Leticia Crespo, ha dicho que su postura "está clara y con los mismos argumentos de que es un acto reglado y no se puede votar en contra nos abstenemos".

El edil de Ciudadanos (C's), Alberto Casañal, también se ha abstenido y ha dicho que "en un rato no se puede solucionar un asunto en el que han tenido un año".

La concejal del PSOE, Lola Ranera, ha manifestado que "conceder la licencia de demolición es responsabilidad del consejero de Urbanismo" y le ha propuesto retirarla del orden del día para evitar el derribo. "Retírela y no nos inunden con tuits de que somos los responsables porque es una mentira. Es su incapacidad y ha sido incapaz en un año en poner de acuerdo a la propiedad y es incapaz en este Ayuntamiento y desde su incapacidad trae este expediente".

"POR EL ARCO DEL TRIUNFO"

Ranera ha reprochado a Muñoz que "no ha sabido negociar y encima tiene la cara de culpabilizar al PSOE de que hoy se derriba Averly. Tiene que hacerse autocrítica", le ha recomendado.

La socialista ha asegurado que "una permuta no gravosa al

Ayuntamiento la habríamos estudiado, pero no ha hablado con la propiedad, ni ha planteado una permuta ni nada en un año en el que solo ha agotado todas las vías y fechas. Si lo retira, le voto a favor la retirada", le ha retado. Muñoz ha replicado que jurídicamente no se puede retirar y "ustedes lo saben".

El concejal del grupo municipal del PP, Pedro Navarro, ha dicho que "es solo responsabilidad" de Muñoz votar la licencia de derribo porque "usted hace el orden del día y éste se ha confeccionado el último día que vence el plazo de concesión" para deducir que "es un expediente electoral y no tiene que ver con los actos reglados o con la seguridad jurídica".

Navarro ha explicado que si el consejero de Urbanismo, "hubiera querido parar el derribo habría tenido conversaciones con la propiedad,

planeamientos urbanísticos calificados y la solución mágica de que no iba a costar a la ciudad".

A su parecer "no puede ser que durante el día haya cometido otras irregularidades más como que ha reconocido las alegaciones de APUDEPA porque le interesaban y que ahora abrirá un proceso participativo".

El concejal del PP ha lamentado que este Ayuntamiento "se pasa la ley por el arco de triunfo con el consentimiento de todos y el PP no lo va a tolerar y eso tiene nombre y no lo vamos a permitir porque hay que cumplir la ley y todo tiene un límite y este es inaguantable. Esto no es le lejano oeste es la quinta ciudad de España", ha puntualizado.

Finalmente, Navarro ha avanzado que el PP pedirá gerencia de urbanismo extraordinaria para que se apruebe Plan especial de Averly y que se cumpla la ley que es su obligación".

A PARTIR DE AHORA

Tras la concesión de la licencia de derribo y hasta la demolición transcurrirá un tiempo porque primero se precisa de una licencia del Gobierno de Aragón para la gestión de los residuos de materiales pesados y contaminantes como el amianto.

Muñoz ha asegurado que intentará negociar con la propiedad que finalmente no se derribe la parte no catalogada, dado que la propuesta del PSOE al prosperar, conlleva que el equipo de gobierno intente negociar con la propiedad una alternativa a la demolición aunque tengan la licencia de derribo.

El responsable de Urbanismo ha apuntado que superados estos trámites administrativos resta el aspecto social para evitar la demolición de la parte no catalogada, en alusión a posibles movilizaciones ciudadanas y la apertura de procesos participativos.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.