Núñez ha señalado que la predicción estacional para los meses de julio, agosto y septiembre arroja dicha probabilidad aunque "hay que cogerla con cierta prudencia" al ser "experimental", al tiempo que ha confiado sobre dichas temperaturas "más elevadas" en que "no sea a costa de fenómenos en los que el pico máximo llegue muy alto", sino que "si tiene que ocurrir" que sea subiendo las mínimas o las máximas "pero mantenidas".

En cuanto a las precipitaciones ha dicho que podrían ser "por debajo de lo normal" pero que "tampoco son muy significativas" porque, salvo septiembre cuando se alcanzan los 20 litros de media, en julio y agosto las medias son de 4 o 6 litros por metro cuadrado.

El delegado territorial de la Aemet en la región ha concretado además que, para los próximos días, hay un anticiclón centrado en las Azores que "está estabilizando la situación limpiando el cielo de nubes" con cielos despejados y una alerta amarilla en dos comarcas de la región, en las Vegas del Guadiana y en el Tajo y el Alagón con temperaturas hasta 38 grados, que se mantendrá hasta este viernes día 23, cuando las temperaturas "bajarán un poco".

El viernes 24, sábado 25 y domingo 26 las temperaturas mínimas experimentarán un ligero descenso y las máximas un ligero ascenso, mientras que de cara a la próxima semana ha agregado que el tiempo "seguirá estable" el lunes 27, martes 28 y miércoles 29.

BALANCE DE LA PRIMAVERA 2016

Marcelino Núñez ha hecho estas declaraciones en una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno en la que ha informado sobre la última primavera en la región y ha realizado un avance meteorológico del verano acompañado de la delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera.

En la comparecencia, tanto Núñez como Herrera han coincidido en destacar que los pasados meses de marzo, abril y mayo han sido "húmedos" en precipitaciones y "fríos" en lo que a temperaturas se refiere.

En materia de precipitaciones, se ha registrado un superávit de 105 litros y se ha tratado de una primavera "muy húmeda" con un porcentaje un 170 por ciento respecto al valor medio de referencia y, en concreto, la segunda más húmeda entre 1981 y 2010 o la tercera de los últimos 36 años, además de "homogénea" con un mes de marzo calificado como "húmedo" y abril y mayo de "muy húmedos".

En el caso de las temperaturas, lo normal en la primavera en Extremadura son unos 14,6 grados aunque la media de este pasado trimestre ha sido de 13,2 grados, por lo que se ha registrado una anomalía de 1,4 grados negativos cada día convirtiéndose en una primavera "muy fría" y, en concreto, la tercera más fría entre 1981 y 2010 y de los últimos 36 años. También ha sido "homogénea" con un marzo "muy frío", abril "frío" y mayo "también muy frío".

En relación a los fenómenos más significativos, la delegada y el representante de la Aemet han coincidido en destacar el temporal de lluvias registrado entre los días 4 y 13 de mayo que dejó "valores muy significativos" en las estaciones extremeñas y especialmente en las del Norte de la región.

Respecto al año hidro-meteorológico, Marcelino Núñez ha detallado por último que ha sido "normal" aunque con un "pequeño superávit" desde septiembre de 2015 a mayo de 2016 al registrar 608 litros por metro cuadrado cuando la media en la región se sitúa en 567 litros y ha matizado que "no se ha repartido uniformemente por toda la región" dado que el Sureste de Extremadura ha tenido "un ligero déficit".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.