El Servicio Andaluz de Salud (SASD) deberá indemnizar con 148.093 1 a un hombre de 51 años al que le amputaron la pierna por debajo de la rodilla por error: se produjo un retraso en el diagnóstico de un tipo de cáncer en la pierna del paciente, que llevó a la extirpación. Ocurrió en 2003, en el Carlos Haya. 

En 2002, a otro paciente le quitaron una verruga, archivaron el informe y se olvidaron de comunicarle que tenía cáncer. El melanoma evolucionó, y falleció. La familia recibirá 130.352 euros.

Son algunos casos de negligencia médica ocurridos en los últimos años y que ahora se han resuelto con sentencia condenatoria al SAS. Si se suman las que el Defensor del Paciente ha hecho públicas en lo que va de año, la Junta debe pagar ya un millón de euros(1.094.000 1). La multa más elevada asciende a 223.438 1 por no atender una paciente en las urgencias y, la más baja, a 9.000, por olvidarse una gasa dentro del cuello de una paciente operada de bocio.

En total, en Andalucía se registraron 1.216 reclamaciones de negligencia médica en 2006, según la Memoria del Defensor, año en que a los servicios jurídicos del SAS les fueron notificadas 157 sentencias (40 menos que el año anterior), de las que 103 fueron favorables, 39 parcialmente favorables y 15, desfavorables. En 9 meses llevan 12 condenatorias. Ginecología y Obstetricia, Traumatología, Urgencias, Oncología y Cirugía General son las especialidades más denunciadas.

Reclamaciones

El SAS afirma que tramitan sólo seis expedientes de responsabilidad patrimonial por cada millón de actos realizados. Las quejas que piden una indemnización van al departamento de aseguramiento y riesgos del SAS. Si supera los 60.101 1, se solicita dictamen al Consejo Consultivo de Andalucía.

BAJAN LAS RECLAMACIONES

En los últimos cuatro años, las reclamaciones presentadas por los usuarios al SAS han registrado un descenso del 28%. De las 811 que hubo en 2003 han pasado a 631 el año pasado. Ya han resuelto el 70%, de las que el 60% se desestima la reclamación planteada, el 18% tiene carácter estimatorio y el 22% han sido presentadas por los reclamantes por la vía de lo contencioso-administrativo. Algo más del 20% responde a caídas en los centros sanitarios, roturas de objetos personales (gafas, por ejemplo) y accidentes en el aparcamiento. El SAS no facilita datos del resto de las reclamaciones de los usuarios.