La Policía de Brasil continúa buscando a los autores de la violación múltiple de una adolescente de 17 años en una favela de Río de Janeiro, uno de los cuales subió un selfie a Twitter que ha provocado la reacción en cadena de condenas en las redes sociales, así como de las autoridades brasileñas.

La etiqueta #EstuproNaoÉCulpaDaVitima (La violación no es culpa de la víctima) ha inundado Twitter las últimas 24 horas y ha acompañado la indignación de miles de internautas contra la atroz violación colectiva sufrida por esta joven de 17 años.

La agresión fue difundida en las redes sociales con un vídeo en el que la menor aparece desnuda y desmayada, con sus órganos sangrando, mientras que el autor de la grabación comenta que fue violada por al menos 30 personas.

La Policía ya ha identificado a cuatro personas por su participación "directa o indirecta" en la violación y "evalúa" posibles peticiones de prisión, que todavía no han sido presentadas. "La Policía va a actuar con rigor, pero no fuera de la ley", dijo el jefe de la Policía Civil de Río de Janeiro, Fernando Veloso, en un rueda de prensa al ser cuestionado por la ausencia de solicitudes de prisión emitidas hasta la fecha.

Los agentes subrayaron que "todos los indicios" apuntan a que fue cometida una violación, pero mantuvieron la cautela y precisaron que la agresión no puede ser confirmada hasta que se tengan los resultados de los análisis periciales.

El caso ha conmocionado al país y ha provocado el rechazo de la sociedad, de la ONU, de Dilma Rousseff y del mandatario interino de Brasil, Michel Temer, quien asumió el cargo el pasado 12 de mayo.

Temer rechazó este viernes con la más "absoluta vehemencia" la agresión sexual de la que fue víctima la joven el pasado fin de semana, y consideró "absurdo" que en "pleno siglo XXI tengamos que convivir con crímenes bárbaros como ese".

"Tomaremos medidas efectivas para combatir la violencia contra la mujer", afirmó Temer a través de redes sociales, un día después de que saliera a la luz el brutal ataque contra la adolescente.

El jefe del Estado interino anticipó que se creará un departamento en la Policía Federal para coordinar el combate de crímenes contra la mujer, y enfatizó que el Gobierno está movilizado, junto con la Secretaría Pública de Río de Janeiro, para "castigar con rigor a los autores de la violación".

Rousseff, por su parte, expresó su "repudio" contra la "barbarie" y la "violencia contra las mujeres", y, al igual que otros personajes públicos, modificó su foto de perfil de Facebook para pedir el "fin de la cultura de la violación".

La mandataria, quien fue apartada de su cargo por el Congreso para iniciar un juicio político con fines de destitución, insistió en que "hay que identificar y castigar a los responsables".

Condena de la ONU

Tras salir a la luz el suceso, la ONU condenó la agresión, pidió que las víctimas no sean culpadas y recordó un caso similar ocurrido recientemente en el estado brasileño de Piauí, donde una joven de 17 años fue atada, amordazada y agredida sexualmente por cinco hombres.

"Además de ser mujeres jóvenes, los casos se asemejan por el hecho de que las dos adolescentes fueron atraídas por los verdugos en tramas premeditadas y atacadas violentamente en un contexto de drogas ilícitas", señala la ONU Brasil en un comunicado.

Según relató la joven a la Policía, durante la madrugada del sábado ella fue a una favela de la zona oeste de Río, cercana a las instalaciones de los Juegos Olímpicos, para reunirse con un chico con quien mantenía una relación.

Según el Foro Brasileño de Seguridad Pública, una mujer es violada cada 11 minutos en Brasil La adolescente agregó que estuvo sola con él durante algunas horas y después perdió la conciencia hasta el domingo, cuando despertó desnuda, dopada y rodeada de 33 hombres armados con fusiles y pistolas.

El caso ha abierto un debate en Brasil sobre la llamada "cultura de la violación" y ha provocado innumerables críticas dentro y fuera de las redes sociales contra la "sociedad machista".

En varias ciudades hubo manifestaciones de apoyo a la joven y de condena a las violaciones y a los intentos de criminalizar a las víctimas.

En Río de Janeiro, un grupo de unas 200 personas, en su mayoría mujeres, se concentró frente a la Asamblea Legislativa con carteles de rechazo a las violaciones y lemas como "Cuando digo no, es no" y "No a la cultura de la violación".

De acuerdo con datos del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP), una mujer es violada cada 11 minutos en este país, y en 2014 47.636 personas sufrieron una agresión sexual.

Agradecida por las muestras de apoyo recibidas, la joven ha advertido a través de las redes sociales: "Todas podemos pasar por eso". Y asegura: "No duele el útero. Duele el alma".