El temido multamóvil volvió el pasado mes de agosto a las calles de Vigo con energías renovadas, después de dos meses de parón mientras los técnicos municipales comprobaban su legalidad.

Es tal la eficacia del sistema a ojos del Gobierno local, que desde mediados del próximo mes de diciembre otro vehículo de estas características comenzará a controlar el tráfico en la ciudad.

El criticado y denunciado servicio se amplía para, sobre todo, asegurar la rotación de vehículos en los aparcamientos regulados por la nueva ORA (XER), aunque también se ocupará de la doble fila, así como del resto de las infracciones que a diario convierten las calles y avenidas viguesas en una auténtica carrera de obstáculos.

El concejal de Tráfico, que antes se oponía radicalmente al multamóvil, asegura que el fin último de esta incorporación es incrementar la seguridad vial. «El objetivo no es recaudar dinero, sino ganar en seguridad, mejorar la circulación y la movilidad».

Con el nuevo método, se sancionan, incluso, las paradas de dos minutos. Un agente de la Policía Local comunicará la multa a los conductores que se encuentren en el interior del vehículo cuando éste no esté estacionado de manera correcta. Las sanciones van desde los 45 euros, si se trata de una parada de dos minutos, a los 150 euros, que es en los casos en los que la supuesta parada se ha convertido ya en estacionamiento.

Los conductores que circulen por Vigo tendrán que ser cautelosos también, ya que la aplicación del carné por puntos como la puesta en marcha de los radares son un hecho.

Tras varios aplazamientos, los nueve radares comenzaron a funcionar en la ciudad el pasado agosto, aunque las sanciones no llegarán a manos de los conductores hasta el 1 de octubre. Desde este momento, los infractores recibirán la notificación y podrán llegar a perder puntos del carné.

A pesar de que todavía no disponen de datos cuantitativos, desde el Concello aseguran que en las calles donde se han instalado, como Beiramar o la avenida de Europa, ya se aprecia una clara disminución de la velocidad.

No puntuarán...

Las alcoholemias positivas, la velocidad, la conducción temeraria o saltarse los semáforos en rojo serán algunas de las infracciones más perseguidas. «Nos preocupan las irregularidades que tienen que ver con la seguridad», asegura el concejal de Tráfico, Xulio Calviño. Por tanto, las multas por no llevar el cinturón de seguridad dentro del casco urbano o no cumplir con la normativa de las zonas ORA no restarán puntos del carné de conducir.

Título general

Maruxa Ferreira. Estudiante.

«Me parece una exageración lo del multamóvil, y encima, ponen otro», explica esta sufrida conductora de Vigo. Hace especial hincapié en que debería hacer excepciones con lo de la doble fila cuando se trate de paradas de menos de dos minutos.
A veces necesitas descargar cosas o dejar a alguna persona», añade.

Fernando Sobrino. Abogado.

«Es necesario regular el tráfico de alguna forma, y el multamóvil es un método como otro cualquiera para hacerlo. Además, la doble fila baja cuando el temido coche está patrullando», afirma Fernando, que no utiliza mucho su vehículo por el centro de la ciudad, ya que dispone de garaje. «A mí nunca me han multado, y espero seguir así».

Clotilde Pérez. Ama de casa.

«Está muy bien que pongan otro, pues hay calles como Torrecedeira que son un auténtico caos», explica Clotilde, que no tiene carné de conducir. Por otra parte, considera que debería haber un poco más de «flexibilidad» por parte de la Policía Local hacia las paradas para dejar a personas mayores o con problemas de movilidad, o descargar.