Seguro que estos tomates ecológicos tienen más sabor que ninguno y comerlos, además, dejó buen regustillo moral porque la recaudación por su venta se destinará a mantener un huerto para familias en Liberia.

Son de los huertos ecológicos del Ayuntamiento y se vendieron ayer  en un mercadillo que se celebró en INEA.