Pompeya es el rodaje de una de las superproducciones más esperadas, pero el director Roman Polanski finalmente ha dicho que no al proyecto. La huelga prevista a partir del 1 de julio de 2008 de directores y guionistas ha hecho, según Polanski, que por motivos de agenda no pueda situarse tras las cámaras en este proyecto.