OBRAS
La calle está totalmente levantada

Los vecinos de la calle Cabo de Nao han sido testigos, en menos de un año, de varios desplomes de parte de la calzada tras diversas trombas de agua que han azotado a la ciudad.

La primera vez que ocurrió fue el pasado mes de octubre, cuando el patio exterior de la casa número uno, ubica en la urbanización Camino de Espera Primera Fase, se hundió tras el boquete que se originó en la corredera. La segunda vez fue hace un par de semanas, tras una intensa tormenta.

Las obras en el sistema de alcantarillado en la calle comenzaron el pasado mes de julio

La última fue ayer. Y es que, tanto en esta ocasión como en la ocurrida el pasado mes de agosto, la calle se encontraba en obras para reforzar el sistema de alcantarillados de la zona, unas reformas que comenzaron el pasado mes de julio y que aún están en plena ejecución.

"La cantidad de agua que se acumuló en la zanja en un segundo era increíble, lo que originó que la arena que está debajo de la poca acera que quedaba comenzara a desplomarse y con él la propia calle. Lo que tememos es que empiecen a ceder los muros de los patios de nuestras casa, como ocurrió en octubre, y el suelo comience a hundirse", explicó José Luis Lozano, uno de los vecinos afectados.

Temen que los muros de los patios empiecen a ceder

Él y el resto de los residentes aseguran no entender la tardanza de las obras, ya que "llevamos mucho tiempo esperando que arreglen la calle y me temo que esto va para largo".

Otro de los problemas que ha puesto en pie de guerra a estos vecinos es la ubicación en la corredera de un generador al que está conectado una bomba de agua que se encuentra ubicada en el interior de la zanja. "Por las noches no podemos dormir. El ruido es insoportable", recalcó José Luis.

"Si se sustituye el motor por una simple toma de corriente, que además existe en la calle a un metro escaso de donde se encuentra la bomba de agua se soluciona el problema", como señaló Álvaro Gavilán, otro de los residentes en la calle Cabo de Nao.

Una idea que los habitantes de esta zona de Jerez esperan que cale entre los técnicos de Ajemsa (empresa que está llevando a cabo las obras), mientras que miran al cielo esperando que no vuelva a llover con la fuerza de ayer igual que los vecinos de la barriada La Liberación.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE JEREZ DE LA FRONTERA.