No quieren que se construyan «rascacielos en el Puerto de Alicante». Así de contundente se mostró ayer el grupo socialista del Ayuntamiento tras presentar las alegaciones contra el proyecto de silos de cemento.

Según manifestó ayer la portavoz, Etelvina Andreu, cuatro empresas han presentado sus proyectos para construir y explotar las instalaciones portuarias para la «importación, almacenamiento, ensacado y distribución de cemento» en unos silos (desde 31 a 53, 5 metros).

Según Andreu, la norma fija en 12 metros el límite legal (si no está justificada más), algo que a su juicio, no ocurre en estos proyectos. Los socialistas temen que se cree una «gran pantalla de edificación entre el mar y la ciudad» y exige que se haga un estudio de las «potenciales emisiones» de polvo de cemento, «de impacto ambiental» y un estudio acústico que garantice la calidad de vida de los vecinos de Benalúa, SanGabriel y Babel.

La Federación de Asociaciones de Vecinos y Entidades de las Partidas Rurales ha apoyado la construcción de la fábrica de biodiésel en el puerto «por infraestructuras positivas para San Gabriel, Aguamarga y las zonas rurales». Una postura que critica la Plataforma en Defensa del Puerto, que dijo ayer que ellos no negocian con «la salud, seguridad, ruidos y polución».