Cada año es igual. Se acaban las vacaciones y a miles de vascos les remuerde la conciencia por esos kilitos de más que han cogido durante el verano. Al menos el 75% de la población engorda entre dos y cinco kilos durante el periodo vacacional. Así que se lanzan a los gimnasios y las consultas de endocrinos o nutricionistas para resarcirse de los excesos cometidos en este tiempo.

«Todo el mundo engorda en vacaciones, salga o no de Euskadi», indica la médico nutricionista Miren Marín, que pasa consulta en Santurtzi. Las causas están claras: «Entre los jóvenes, la principal causa es el alcohol, ya que tenemos fiestas cada fin de semana», señala Marín.

Para los mayores es determinante, en cambio, el paso de una vida laboral activa a una más sedentaria.

Los gimnasios aumentan  este mes hasta un 40% su clientela, en comparación con los meses previos al verano. Sin embargo, la gran avalancha se espera para octubre. «Es, junto con enero y febrero, el momento del año en el que más se nota el subidón de clientes», comenta Manuel Torre, del gimnasio Indautxu. No obstante, en muchas ocasiones, los buenos propósitos se quedan precisamente en eso:  «Sólo un 20% de los nuevos clientes aguantan más de un mes».

Además, igual que ocurre en el caso contrario, para adelgazar no basta sólo con el deporte. «El ejercicio es sólo un 20% del proceso; el otro 80% es una buena alimentación», explica Pedro Días, monitor del gimnasio Rekalde.

No a las dietas milagro y pastillas

Con el fin de reducir el esfuerzo y acelerar el proceso, hay quien busca en dietas milagro y las pastillas adelgazantes la solución para perder los kilitos de más. Sin embargo, los médicos rehúyen completamente de estas prácticas. «Las dietas milagro no sirven.

Además, si una persona tiene una enfermedad de base, puede empeorársela», dice la doctora Marín, que tampoco comprende el uso de pastillas. «Todas tienen efectos secundarios», asegura.

Consejos del médico

Comer: Hay que comer de todo, pero sin abusar de los fritos ni las comidas grasas. En el primer plato es recomendable introducir la verdura, intentando no pasarse con el aceite. Cocinar a la plancha o asar.

Cena: Para bajar unos kilos se recomienda hacer una cena más liviana. Un plato de carne, pollo o pescado con una ensalada como guarnición.

Prohibido: Hay que evitar los postres dulces y, sobre todo, el alcohol, aunque se permite una copita de vino en la comida. Es aconsejable beber 1,5 litros de agua al día.

Ejercicio: Según todos los expertos, para adelgazar es fundamental realizar algo de ejercicio diario. Por lo menos, dar un paseo largo cada día.