Los duques de Lugo acomparañon a sus hijos en el primer día de colegio. El día antes Victoria Federica había cumplido 7 añose . Su hermano Froilán, con la camisa por fuera del uniforme mostraba orgulloso en su mano la pelota de baloncesto oficial del eurobasket, que consiguió el pasado domingo en el partido entre Rusia y España, al que acudió con sus padres.

Con unas enormes gafas de sol el matrimonio sonrió a las puertas de la escuela. Minutos después, tras saludar a las profesoras de sus hijos la pareja salió del centro escolar y desmintió los rumores de crisis matrimonial: "con esto ya nos podeis dejar un poco tranquilos".

La Infanta pidió una tregua a la prensa tras la sucesión de rumores de ruptura matrimonial. Doña Elena comentó lo bien que lo habían pasado en el cumpleaños de su hija: "muy bien, gracias". Los duques se despidieron con dos castos besos en las mejillas desmintiendo una vez más la crisis sentimental. La pareja siguió su camino por separado, cada uno en su vehículo.