Genaro Alonso y Guillermo Martínez
Genaro Alonso y Guillermo Martínez GOBIERNO DEL PRINCIPADO

El consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, ha reprochado este miércoles al ministro de Educación en funciones, Íñigo Méndez de Vigo, que "desprecie" a las comunidades autónomas en la elaboración del proyecto de real decreto por el que se regulan las evaluaciones finales de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato.

"La semana pasada el ministro acordó en la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) el nuevo modelo de Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), que no se parece al actual, dado que tiene carácter de reválida y su superación condiciona la obtención del título", ha indicado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del Principado, junto al consejero de Presidencia, Guillermo Martínez.

El responsable asturiano de Educación ha incidido en que el contenido "no ha sido consensuado con las comunidades autónomas" y ha criticado que se haya anunciado antes de la celebración de la Conferencia Sectorial de Educación, fijada para el próximo 13 de mayo.

Al respecto, Genaro Alonso ha confirmado que su voto en dicha reunión será negativo. "Es una huída hacia delante con la que ahora el ministro pretende suavizar y vender bondades que no tiene", ha argumentado.

Además, el consejero ha reconocido su sorpresa y disconformidad ante la posición de la CRUE, ya que asegura que la prueba que entrará en vigor el curso que viene para Bachillerato no es igual que la actual PAU, al tener que prepararla las comunidades autónomas en lugar de las universidades y condicionar la obtención del título.

El próximo curso, "si nadie lo remedia", entrarán en vigor esta prueba para Bachillerato y también la de la ESO. "Esto significa que los alumnos que hayan superado todas las materias de 4º de la ESO o de 2º de Bachillerato se quedarán sin título si en la reválida no obtienen al menos un 5", ha precisado.

Genaro Alonso también ha remarcado que el número de alumnos que se examinen será mayor ya que tendrán que presentarse todos los que cursen Bachillerato y no solo aquellos que quieran acceder a estudios universitarios.

En cuanto a la evaluación final de 6º de Primaria, que se aplicará de forma inminente, el consejero ha reiterado que Asturias no se declarará insumisa aunque tratará de minimizar el impacto de esta "reválida". Para ello, ha anunciado que está previsto realizar la prueba el 15 de junio para evaluar las competencias de comunicación lingüística, matemáticas y ciencia y tecnología. "Se llevará a cabo en un solo día y no habrá ránkings de centros", ha confirmado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.