El 'no' galo sume a la UE en la incertidumbre y fuerza un relevo en el Gobierno francés

El no de Francia, uno de los países fundadores de la Unión Europea (UE) y en el origen de la Constitución, abre una grave crisis política en la Unión, que perdería influencia en la escena internacional, así como mucho tiempo y energía en levantar cabeza, según diferentes analistas. Tal ha sido el impacto de la noticia, que la prensa gala habla de un tsunami político. Frente a ello, los líderes de la UE han hecho un llamamiento a la calma. Cinco han sido las razones fundamentales que han decidido el voto en el país vecino.
Francia ha votado 'No'
Francia ha votado 'No'
Reuters

El 54,9% contra la Constitución

Con el 54,9% de los votos, los franceses han dicho "no" a la Constitución europea en el histórico y crucial referéndum celebrado ayer, según las datos oficiales definitivos.

La consulta, en la que hubo una participación 69,7% (propia de unas elecciones presidenciales), supone una bofetada para el presidente francés, Jacques Chirac, y su Gobierno, y augura consecuencias muy negativas para Europa.

Con este no, la UE no dejará de funcionar de un día para otro, pues seguirá vigente hasta 2009 el Tratado de Niza, pero el proceso de construcción europea se detendrá o ralentizará y se averiará el tradicional motor franco-alemán.

Esto podría abrir paso a un nuevo eje Londres-Berlín, atlantista y liberal, si los conservadores alemanes se hacen con el poder en septiembre próximo.

Si hubiera ganado el

Un , hubiera despejado, por el contrario, los nubarrones que se ciernen sobre esta UE ampliada desde hace poco más de un año, que se dispone a abrir en octubre las negociaciones de adhesión con Turquía y a acoger en 2007 a Rumanía y Bulgaria.

Concebida como un útil para permitir un mejor funcionamiento de la UE a 27, la Constitución debe entrar en vigor a finales de 2006 o principios de 2007.

Chirac ya ha anunciado que "toma nota del resultado" y ha anticipado cambios en el Gobierno que encabeza el cuestionado Jean-Pierre Raffarain.

El presidente anunció que en los "muy próximos días" responderá, con un "nuevo y fuerte impulso a la acción" gubernamental, a las "inquietudes" y "expectativas" expresadas en esta consulta popular, en una clara alusión a un cambio de Gobierno, cuyo titular, Jean-Pierre Raffarin, prometió apoyar lealmente con su "experiencia" las "orientaciones" que fije el jefe de Estado.

Varios nombres circulan para suceder al muy impopular Raffarin, entre ellos el fiel chiraquiano y titular de Interior, Dominique de Villepin, pero la magnitud del rechazo de hoy bien podría forzar a Chirac a nombrar a su gran rival y líder de la gobernante UMP, Nicolas Sarkozy, el político de derechas más popular de Francia.

Desde la sede de la UMP, Sarkozy interpretó el "no" de los franceses como una exigencia de "profundos y rápidos" cambios de la política nacional: "Sería taparse los ojos limitar a las instituciones europeas el mensaje de los franceses".

Para los analistas, hoy se ha abierto la campaña de las elecciones Presidenciales de 2007, en las que Sarkozy, de 50 años, aspira a reemplazar a Chirac, de 72.

Los líderes de la Unión Europea han mostrado su inquietud por los resultados, pero han pedido que continúe el proceso de ratificación.

NOTICIAS RELACIONADAS
Mostrar comentarios

Códigos Descuento