La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Murcia condena a un hombre a cuatro años de prisión por abusar sexualmente de un joven con retraso mental moderado.

Según se desprende de una sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se remontan a junio de 2009 cuando el procesado coincidió en el apeadero de la estación de RENFE de Librilla con el joven, que en aquel momento tenía 22 años y que ha sido diagnosticado de encefalopatía crónica, retraso mental moderado, trastorno ciclotímico y trastorno bipolar.

Ambos se sentaron en un banco, y el procesado llevaba un perro boxer que causaba temor a la víctima, ya que previamente a ese día el procesado le había comentado que el perro mordía si él se lo ordenaba. En un momento en concreto, el acusado empezó a tocarse sus genitales y los de la víctima. Finalmente, el procesado bajó los pantalones y la ropa interior del joven y comenzó a masturbarle.

La causa ha estado paralizada desde junio de 2009 hasta el 11 de marzo de 2010; desde el 28 de septiembre de 2010 hasta el 15 de marzo de 2011; y desde el 2 de marzo de 2014 hasta el 14 de julio de 2015.

La Sala sostiene que el acusado conocía que la víctima era una persona con discapacidad "y precisamente decidió utilizar esa discapacidad en su beneficio", tampoco duda del daño moral y vejatorio infligido al perjudicado derivado de los hechos.

Por ello, condena al acusado a cuatro años de prisión, la prohibición de aproximación a una distancia mínima de 500 metros de la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo o lugar que frecuente, y prohibición de comunicación con él por cualquier medio durante cinco años.

En sede de responsabilidad civil, condena al acusado a que abone al joven o a su representante legal, la cantidad de 12.000 euros, más intereses.

Consulta aquí más noticias de Murcia.